Lunes, 16 Marzo 2015 18:30

Tecnoquímicas se interna en la Historia de la Medicina

El trabajo de investigación que se consolida como el más rígido y juicioso en la historia de la ciencia médica en Colombia demandó recursos por 8.000 millones de pesos.

Por 

Luego de una exhaustiva investigación que redundó en una obra compuesta por cinco tomos de 300 páginas cada uno, Tecnoquímicas presentó ante la comunidad médica y científica el Tomo III de la “Historia de la Medicina en Colombia: Hacia una profesión liberal, 1865-1918”, trabajo documental catalogado como el proyecto de historia de la medicina más ambicioso desde el punto de vista académico en Colombia y en América Latina.

El coordinador del proyecto, médico pediatra, Emilio Quevedo, doctorado en estudios sociales de las ciencias y las tecnologías y quien ha investigado a fondo en el campo de la historia de la medicina y de la salud pública, aseguró que la obra en su totalidad surgió como una iniciativa de Tecnoquímicas porque la empresa quería hacerle un regalo al cuerpo médico y a los investigadores colombianos sobre el devenir de la medicina en el país.

“Por tal motivo fue diseñada una obra de gran formato, plasmada en cinco tomos. El tomo uno fue presentado en el año 2007; en 2008 salió el tomo dos y, ahora, se entrega con gran entusiasmo el tomo tres”, declaró el autor principal del libro.

El compendio se caracteriza por un contenido que tiene el 70 por ciento en texto y el 30 por ciento en imagen. “Es clave precisar que las fotografías cuentan su propia historia. Este libro tiene una cosa muy especial y es que recoge muchas fotografías desconocidas que estaban en colecciones particulares que hemos logrado conseguir y que nunca se habían presentado a la luz pública. Es decir que con estos tomos, además de repensar y construir una nueva historia social de la medicina en Colombia, se hace también un rescate del patrimonio fotográfico medico colombiano”.

En la investigación participó un equipo multidisciplinario compuesto por investigadores formados como médicos, sociólogos, antropólogos e historiadores. El equipo inicial era de unas 15 personas, pero el número de investigadores fue aumentando en la medida en que la obra fue teniendo en cuenta, en forma progresiva, los desarrollos médicos de las distintas regiones del país. La obra es una creación colectiva que se escribe a varias manos pues un equipo final de redacción compuesto por los cinco investigadores principales son los responsables de la versión final del texto. Este texto se construye a partir de un trabajo realizado por todo el grupo de investigación, apoyado en la consulta de fuentes primarias documentales de archivo y fuentes bibliográficas, tras un amplio recorrido por todas las bibliotecas y los archivos públicos y privados del país.

El proyecto, que cumple nueve años, se inició en 2006, pero recoge una experiencia de 30 años de investigación. De cada tomo se imprimen 20.000 ejemplares que se reparten en un buen porcentaje entre los médicos, otros montos se envían a las bibliotecas públicas y universitarias y a los investigadores que trabajan en los diversos temas que cubre la obra. “Muchos libros son enviados a centros de investigación relacionados con la medicina y la historia de la medicina y un buen porcentaje se remite al exterior, puntualmente a 60 países en donde hay historiadores de la medicina, grupos de investigación o institutos de investigación que tienen bibliotecas en torno a las temáticas de la historia, la sociología, la antropología y otras ciencias sociales relacionadas con la medicina y sus ciencias, la tecnología, y las instituciones médicas”.

El primer tomo está centrado, básicamente en la primera etapa de la historia de la “medicina académica” o “universitaria” en Colombia, es decir, la medicina colonial y va desde la medicina que nos llegó con el descubrimiento de América hasta 1782, momento en que hace su aparición la “medicina ilustrada” que llegó con José Celestino Mutis en el siglo XVIII, comentó el doctor Quevedo, quien es profesor titular de la Universidad del Rosario.

Explicó que el segundo tomo va de 1782 a 1865 y corresponde al periodo de transición entre la medicina ilustrada española y la medicina basada en la anatomía, de impronta francesa.

El profesor Quevedo reveló que el tercer tomo data de 1865 hasta 1918, con lo que se cubre el proceso de instauración de una hegemonía del modelo médico francés en el país y el inicio de su crisis, cuando comienza la transición de la medicina colombiana hacia la órbita de la medicina norteamericana, hecho que ocurrirá durante el período entre guerras. “Hablamos de las grandes influencias que produce la medicina internacional en nuestro entorno y destacamos el papel que desempeñan los actores locales, las instituciones, el Estado desde el ámbito nacional con las agendas internacionales que cruzan todo el continente americano”.

Esta historia de la medicina, aclaró, no se ciñe a los acontecimientos médicos, sino que es una historia que entronca la medicina en todos los aspectos sociales, culturales, económicos, y políticos del país. En su criterio, esta es una historia de Colombia vista desde la medicina.

Según el médico Quevedo, desde una perspectiva historiográfica, la medicina universitaria colombiana, que tiene desde 1492 ya casi seis siglos de historia, no ha sido una sola y única medicina, sino que ha pasado por diversas etapas obedeciendo a diversas influencias, constituyendo distintas representaciones de la salud y la enfermedad y poniendo en marcha diferentes modelos de atención médica, de enfrentamiento y prevención de la enfermedad y de garantizar la salud.

“El tomo tres comienza en 1865 debido a que en ese año se cerró la Facultad de Medicina del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, primera que en el país funcionó de manera consistente y constante, después de que fuese reorganizada en 1802 bajo la dirección de José Celestino Mutis. En ese año de 1865 se presentó una doble crisis, conceptual y social, en esa Facultad, debidos tanto a la llegada de nuevos profesores formados en Francia en las orientaciones de la nueva medicina anatomoclínica, como a los problemas económicos del Colegio del Rosario surgidos como consecuencia de la guerra civil de 1861-1863.

Narra el experto que en 1867 abrió sus puertas la Universidad Nacional, que en ese momento se llamó Universidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia.

En síntesis, el primer capítulo se dedica a estudiar bien la reforma educativa y los conflictos por la profesionalización, en vista de que los médicos buscaban la manera de profesionalizarse y por ello crean una Escuela de Medicina, una revista médica y más tarde una sociedad científica médica.

“El segundo capítulo del texto comienza a partir de 1880 cuando el país comienza a cambiar, abandonando el modelo político del liberalismo radical y proyecto económico libre-cambista y entra por la senda del centralismo y del proteccionismo. Colombia va a desarrollar una economía agrícola en el interior y va a tener una estructura de pensamiento eminentemente conservadora” señaló.

En ese segundo capítulo, afirmó, se muestra en detalle el modelo estatal que funciona sobre el lema de Libertad y Orden imaginado por Rafael Núñez. En esta sección del tomo, se aborda el desarrollo de la educación médica, el cambio de los hospitales y la llegada de la bacteriología al país.

El capítulo tres va desde 1891 hasta 1910 que es cuando aparece la Academia Nacional de Medicina, tiempo en el que también se construye una medicina estatal más organizada y en donde se empieza a desarrollar la investigación médica en Colombia. El cuarto capítulo se ubica entre 1910 y 1918, período en cual se inicia una lenta pero progresiva transición hacia las orientaciones y métodos de la medicina norteamericana. En ese periodo llegan los primeros antibióticos y viene todo un cambio en la orientación médica y universitaria en el marco del enfrentamiento entre la “Regeneración” conservadora de Núñez, Caro y Reyes y el “Socialismo de Estado” impulsado desde la oposición política por Rafael Uribe Uribe, entre coletazo de la Guerra de los Mil Días y las crisis de la Primera Guerra Mundial.