La obra de la doble calzada Bogotá-Girardot dejó por fuera del desarrollo y del progreso a esta vereda que se había caracterizado por sus ventas y sus continuas visitas turísticas.