En sus 70 años, el Gimnasio Campestre dio un inmejorable parte de responsabilidad social. A buen paso “Aula sin Fronteras”.