Las empresas opitas de transporte terrestre están muy cerca de lanzar su propia aerolínea de bajo costo con un determinante valor agregado.