Los empresarios del mueble cerraron sus fábricas porque vieron más bondades en la oferta que tiene China pues la carga de impuestos en Colombia los hizo menos competitivos e importar de Asia es labor que hace cualquiera.