La vetusta empresa del Huila sigue en el difícil mercado de los refrescos y las sodas porque los opitas prefieren un sabor hecho para acompañar la tradición. La empresa no descarta alianza estratégica con extranjeros.