Domingo, 15 Enero 2017 00:10

Colombia quedó lista para reforma tributaria en 2018: Inexmoda

Por

Los empresarios del sector textil confecciones aseguran que la reforma tributaria no llenó las expectativas porque castiga a quienes generan empleo. Lamentaron que los grandes evasores se salieron con la suya.

No para la lluvia de críticas al proyecto de reforma tributaria que aprobó el Congreso de la República y que tiene a más de uno en redes sociales pidiendo que se castigue a los artífices del nuevo IVA del 19 por ciento y todo lo que tiene que ver con propiciar la contracción de la economía.

Para el sector textil y confecciones el Congreso aprobó lo que no tenía que aprobar como fue el caso del impuesto al valor agregado IVA y dejó pasar una oportunidad histórica de meter en cintura y por la vía penal a los grandes evasores que son precisamente los que le ponen conejo al estado y generan las medidas impopulares que tanto gustan en el Fondo Monetario Internacional y en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE.

El Director Ejecutivo del Instituto para la Exportación y la Moda, Inexmoda, Carlos Eduardo Botero, habló con Diariolaeconomia.com y sostuvo que el comienzo de año será complejo porque hay que asumir los efectos de la reforma tributaria y básicamente del nuevo IVA del 19 por ciento que a todas luces castigará fuertemente la demanda interna de bienes y servicios.

El dirigente empresarial comentó que sin duda el arranque del nuevo año con tributaria a bordo afectará el desarrollo y la dinámica de muchas cosas. Precisó que el tema del IVA obviamente y la reforma como tal impactará a las empresas, pero de igual manera a los empleados que están indignados con las alzas normales del inicio del año.

Dijo que la gente no quedo contenta con el salario mínimo autorizado por decreto y para completar, anotó que la inflación sigue siendo alta lo cual resta capacidad de compra lo que hace aún más complejo el panorama con un agravante y es la polarización que tiene el país con los temas alrededor de la paz y eso resulta paradójico en su análisis porque a nivel mundial ven a Colombia como el mejor país, el mejor destino, pero deploró que lamentablemente los nacionales siguen pegados de peleas callejeras y no ven la grandeza de Colombia, motivo más que suficiente para estar unidos.

Grosso modo este es el sentir de los colombianos, del sector real de la economía, del comercio, de la industria, de los trabajadores, de los hogares y de todos los que sumados conforman una nación llamada Colombia la cual se afianzó como la fábrica de reformas tributarias más inexplicables y poco gratamente sorprendentes toda vez que el país del café, los dos mares y las incontables riquezas marcha camino a una pobreza sin igual que a punta de impuestos alimenta corruptelas y un lento desarrollo medido en infraestructura que hace que la competitividad sea más bien un enorme hazmerreír. En síntesis hay un marcado disentimiento por las medidas que enfriarán aún más la economía en detrimento de empresarios, comercios y demandantes.

Contrabando, un mal para largo rato

Retomando la plática, Botero afirmó que el tema del contrabando es una piedra en el zapato que infortunadamente no es fácil de combatir porque está articulado con otro tipo de actividades que lo mimetizan, pero que con trabajo e inteligencia podría salir de sus escondites para darle la cara a la justicia y hacer de Colombia un país verdaderamente productivo y viable para los que le apuestan a la legalidad.

“Más allá de las reformas tributarias y todo eso, me decía alguien en estos días que ha tenido la oportunidad de participar en catorce reformas tributarias, que la exposición de motivos de todas las reformas tributarias tienen que ver con el control de la evasión y en el país tenemos unos temas de ilegalidad supremamente grandes. El contrabando tiene una salida al narcotráfico impresionante y por eso es tan complejo, porque son redes muy sofisticadas, no se trata del contrabandista que quiera entrar un contenedor al país sin pagar impuestos sino que es un tema de lavado de activos muy complejo y no solamente en el sector textil confecciones, el azote se ve también en el sector agrícola, en el sector industrial, el tema del contrabando es un flagelo muy complicado y eso nos evitaría muchísimas reformas tributarias a los legales de este país”, comentó el señor Botero.

El Director Ejecutivo de Inexmoda cuestionó el hecho que el Congreso no fuera capaz de aprobar unas sanciones mucho más austeras y ejemplarizantes contra la evasión, situación que pone al país a pensar, ¿qué más se puede esperar?

Con la pasada reforma tributaria, apuntó Carlos Eduardo Botero, el empresario legal quedó muy afectado porque no hubo una reforma estructural sino un proyecto impositivo más que dejó la puerta abierta a una nueva diligencia de ese calibre a instancias de las corporaciones legislativas.

“Se lo aseguro y lo firmo en donde quiera, en el segundo semestre del 2018 va a haber otra reforma tributaria, no será estructural, no ayudará al buen desempeño de la economía sin dejar de decir que no atraerá la inversión extranjera”, sostuvo.

En opinión de Inexmoda, la reforma que se aprobó en el Congreso y que dejó a todo un país atónito resultó más que compleja y no descartó que fue un trámite que se realizó tan solo para darles gusto a las calificadoras internacionales.

Aseguró que hubo graves fallas porque había que tener un equilibrio entre lograr ese objetivo y también buscar la competitividad de Colombia.

Botero aseveró que hoy Colombia tiene las tasas tributarias más altas, asunto complejo y alarmante porque al restarle recursos a los asalariados, seguramente menos opciones de dinero van a tener para ejercer consumo.

Agregó que en el tema de deducción de gastos o de pagos para la base de retención en la fuente se quitaron quince puntos para los asalariados, lo que significa menos dinero circulante y por lo tanto no hay duda que habrá menos consumo porque se pierde poder adquisitivo y opción de compra.

“Eso va a afectar de todas maneras la economía y con seguridad, insisto, en el 2018 el presidente nuevo que llegue a la Casa de Nariño va a tener que hacer una reforma tributaria porque esta no fue una reforma estructural”, enfatizó.

Comercio, empresas y Trump

Sobre las ventas, Botero indicó que los cálculos que había hecho el sector el año pasado arrojaba un crecimiento del dos por ciento en unidad, pero manifestó que de todas maneras hay que esperar como se comportó diciembre para tener una cifra mucho más precisa. Ese dato podría tardar unas dos semanas.

Según un sondeo hecho por Inexmoda, hay gente que dice que este año va a ser mejor que 2016 y anotó que como quiera que sea no se puede perder el optimismo, pero dijo que de todas maneras hay muchos nubarrones que están por ahí girando y que deben irse aclarando.

“No sabemos qué va a pasar una vez se posicione el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, entonces esperemos este primer trimestre, debemos tener mucha más claridad de lo que pueda pasar en el año y ojalá Colombiatex de las Américas que se realiza del 24 al 26 de enero en plaza mayor de Medellín contribuya a darle una dinámica importante al inicio de año”, dijo el reconocido dirigente de las confecciones, los textiles y la moda.

Sobre el Presidente Trump, Botero expuso que hay muchos acertijos en materia de comercio y reconoció que en medio de lo que pasa en contra de México, los socios de ese país deben estar atentos y preparados para cualquier eventualidad.

Reiteró que hay muchas cosas en la atmosfera con el nuevo mandato, pero dijo que actualmente Trump está muy concentrado con el tema de México, es decir con lo del muro, la desinversión de las multinacionales americanas en el país azteca. “Entonces, el nuevo mandatario esta entretenido con México, pero de ahí para abajo puede seguir, hay que esperar a que el presidente Trump se posicione para despejar las dudas en materia de comercio”.

Al hablar sobre la temporada de fin de año, Botero afirmó que es mejor esperar el consolidado de los despachos y de las compras porque de momento todo es comentario y especulación.

Los comerciantes, añadió, han hablado y han expresado algunas situaciones inherentes a su actividad. En charlas y contactos con empresarios el Director Ejecutivo de Inexmoda se ha encontrado con todo tipo de versiones como por ejemplo precios que crecieron 15 por ciento.

“Digamos que diciembre empezó lento, pero al final parece que estuvo un poquito mejor, hay empresas que dicen que no, pero yo diría que en términos generales el año 2016 tuvo dos grandes momentos, el primer semestre un momento mucho más dinámico, con alta inflación, pero dinámico y el segundo semestre después del paro camionero empezó a decaer mucho, fue mucho más lento y obviamente se vio la inflación y por eso los cálculos que hemos hecho apuntan a que podemos llegar a crecer más o menos dos por ciento en unidades en el año 2016. Reitero, no han terminado de salir esas cifras y obviamente pues todo lo que se presentó a final de año, la reforma tributaria, todos esos temas del proceso de paz, eso siempre le mete mucho ruido a la economía y con todos estos temas hubo y hay mucha expectativa, uno encuentra mucha gente pesimista, otros que dicen que en momentos difíciles es donde están las oportunidades, entonces es fácil encontrar como un poquito de todo. Amanecerá y veremos”, concluyó el señor Director Ejecutivo de Inexmoda, Carlos Eduardo Botero.

 

Visto 1372 veces