Lunes, 07 Agosto 2017 20:28

En veinte o treinta años, Colombia en paz recordará a Santos: Cootranshuila

La cooperativa de transporte del Huila asegura que con la firma de paz con las Farc, ya se percibe un ambiente de tranquilidad y de mejoras económicas y sociales, anteriormente enturbiadas en el sur del país.

Por 

En los pocos días que tiene el proceso de paz con las Farc, hay sitios que fueron proclives a la violencia o a la imposibilidad del progreso, pero que hoy son regiones prometedoras en donde ya se puede trabajar y transitar. Lo cierto es que muchos con autoridad para decirlo notan que la tranquilidad si llegó, que hay más confianza y muchas personas volviendo al terruño porque quieren trabajar y retornar a los campos para volver a la productividad agropecuaria.

El Gerente General de la Cooperativa de Transportes del Huila, Cootranshuila. Marino Castro Carvajal, le dijo a Diariolaeconomia.com que las cosas han mejorado mucho porque hay movilidad las 24 horas cuando esta tan solo se hacía con horarios que empezaban o terminaban a las seis de la tarde o a las seis de la mañana.

“La movilidad corrigió y eso hay que decirlo, actualmente hay mucha más seguridad, hay que reconocer y ser serios porque el país cambió para bien y es notorio que Colombia dio un paso gigante de cara a la paz que en medio de los detractores, no se puede negar que es lo más positivo que se ha hecho y es por ello que en veinte o treinta años, quizás más, o de pronto menos, el país va a recordar al Presidente Santos por el tema de la paz, advirtiendo que no será fácil, que vendrán tiempos difíciles, pero el país sabe que la guerra es un negocio en el que no quiere estar y del que sacó la peor parte”, declaró el señor Castro Carvajal.

Agregó que por lo observado en el sur de Colombia, la situación es otra en favor de las comunidades y de las empresas de transporte que ya trabajan sin inconvenientes y sin restricciones o temores.

Expuso que tanto Neiva como otras regiones vieron afectado su desempeño económico por la guerra que por más de 50 años aterrorizó y sacó a muchos del mercado empresarial, empero ve con buenos ojos que con las nuevas perspectivas de paz, el país y las regiones van a recuperar su protagonismo productivo y de transformación que vivió en carne viva los embates de una terrible guerra.

Una empresa de marca

El Gerente General de Cootranshuila indicó que la empresa logró catapultarse en marca como consecuencia de la innovación, la adopción de tecnología y mejoras en imagen que todo unido a un servicio de calidad afianza a la cooperativa como la gran alternativa de transporte y confort en el centro, occidente y el sur del país.

En opinión del vocero la idea es seguir mejorando con relevos del parque automotor y seguir creciendo en atención al público con respeto, seguridad y cumplimiento.

Sobre el ejercicio económico, Cootranshuila indicó que lamentablemente el sector de transporte en general no la pasa bien porque la comunidad decidió restringir gastos con efectivo y el uso de la tarjeta de crédito por el pavor que genera, amén de las últimas bajas, el impacto que tienen en los pagos, las tasas de interés, que tras los anuncios hechos por el emisor no han tenido eco en la banca comercial que sigue alejando al público con un nivel de tasas por fuera de la coherencia.

En los actuales momentos hay preocupación en el grueso del transporte porque hay inconvenientes financieros y de índole económicos que surgen de una lánguida operación en los vehículos, situación más apremiante porque el ingreso ha disminuido en las empresas y en las cooperativas, pero con el agravante que subieron los costos de operación en donde entran combustibles onerosos con petróleo barato, carga impositiva, repuestos que aumentaron alarmantemente con el nuevo IVA, peajes y otros rubros que castigan sin piedad alguna la utilidad.

“El relicario de impuestos y pagos es desmesurado, bajó el flujo de pasajeros, el costo en el pasaje es el mismo y la verdad es muy difícil la situación para el sector de transporte en Colombia que está viendo unos saldos y unos resultados que generan alarma”, comentó Castro Carvajal.

La situación no es fácil para el Huila como región ni para ninguna otra en el país porque hay un enfriamiento de la economía de gran calado que se ve reflejado en buses de todas las gamas partiendo con las sillas casi que desocupadas porque la gente dejó el rubro de viajes y diversión en el cuarto de San Alejo ya que pagar las deudas se volvió una osadía en un país cada vez más afectado por la caída de la demanda en bienes y en servicios.

Hoy el transporte vive en la nostalgia porque en otros tiempos los autobuses dejaban la terminal con el cupo totalmente vendido o con muy pocas sillas sin ocupar, pero la buena época pasó y hoy los bonitos buses salen con muy poca gente y con el equipo de conductores y servicio de atención al interior del coche.

En San Pedro, según la Cooperativa, hubo receso porque las empresas no lograron cumplir con las expectativas toda vez que la gente no viajó como lo hacía en otras épocas con lo cual la empresa y otras de la región recuperaban la dinámica para ponerle mejor aspecto al ejercicio económico final.

“La gente no viajó porque no tuvo plata para asistir a la gran fiesta de los opitas y para rematar empatamos con agosto y septiembre que son épocas de baja afluencia de público con la preocupación que los gastos operativos y administrativos siguen creciendo en desmedro de las empresas lo que obliga a trabajar casi que al límite para saber hasta donde la cooperativa logra resistir o sostener la coyuntura”, manifestó Castro.

Del total proyectado en San Pedro, Cootranshuila que movilizó una demanda que llegaba al 80 y hasta más del 90 por ciento de pasajeros y buses a disposición, en esta ocasión dicho movimiento alcanzo un 60 por ciento. En despacho de vehículos la situación igual no dejó de preocupar porque en otras épocas eran autorizados para viajar cuatro o cinco vehículos con cupos llenos, pero ahora tan solo sale un carro.

El lío es considerable porque el ingreso a los pueblos dejaba por el camino mucho pasajero, pero igual esa opción ha caído porque la gente de la ruralidad no viaja o simplemente quedó aislada por las variantes o las mega-obras 4-G.

Como si fuera poco, muchas personas optaron por pasarse a las motos lo que hace muy complicado operar un bus porque ahora salen motos de cualquier lado y con poco conocimiento de las señales de tránsito. Los que no tienen moto, compran carro, pero lo cierto es que hay muchas unidades familiares que ya tienen una solución a motor impactando los viajes y el uso de las legendarias flotas.

En asuntos de combustibles, dijo Castro, la ley de la oferta y la demanda opera al revés porque en tiempos de menor cotización internacional del crudo y con petróleo en cada puerto, los derivados de este hidrocarburo bajan, solo que en Colombia todo se aplica al revés aun cuando precisó que la gasolina y el diésel llevan años castigando al transporte en todas sus modalidades, aspecto que no se comprende porque fue por el modo de transporte que Colombia logró llegar al desarrollo y a los elevados conceptos de productividad, competitividad, logística y servicios de calidad.

El transporte esta prevenido

Aun cuando ya lo había advertido en este medio, el Gerente General de Cootranshuila, Marino Castro Carvajal, reiteró que con la llegada de los TLC y con los convenios que estos traen implícitos, hay preocupación en todas las empresas porque las grandes obras de 4-G podrían ser el inicio de la llegada de nuevas empresas al mercado colombiano, pero con sede en Estados Unidos, México y otras que tienen experiencia en la operación de rutas entre regiones.

Aclaró que las cooperativas están muy al tanto de todo porque diferente a una enorme multinacional, las asociaciones no tienen musculatura financiera comparable con verdaderos monstruos del transporte.

“Ese es el temor que estamos sintiendo muchos porque eso finalmente va a llegar, ahora bien las inversiones que hace el ejecutivo en buenas vías muy seguramente las recuperará con el suministro de transporte hecho con empresas sólidas y con cantidades de recursos que les permita competir o ganar una licitación. Es una alarma y no podemos bajar la guardia, pero las empresas poderosas harán su arribo agotando a cualquier empresa regional que si se descuida puede desaparecer en el tiempo, es decir que vendrá competencia, pero junto a eso baja rentabilidad, imposibilidad de operar con puntos de equilibrio y caída en los ingresos que podría darles la estocada a los activos regionales más emblemáticos como sus empresas de transporte”, indicó el Gerente de Cootranshuila.

La situación es tan delicada que las empresas y en particular Cootranshuila, no descartan las alianzas estratégicas con firmas de considerable poder económico o con cooperativas internacionales para propender por la permanencia. Otra opción que no se puede dejar de mirar es la unión con otras empresas de transporte porque la idea es sobrevivir y en el transporte como en cualquier otro renglón, es más fácil que derroten a uno que a una gran alianza.

Para Cootranshuila, la inversión es una realidad que encaja dentro del nuevo mandato de internacionalización de la economía y por eso no le dicen NO a quienes quieran potenciar la cooperativa con recursos, con tecnología y con experiencia.

En línea con los analistas económicos, Castro Carvajal considera que la recuperación económica podría venir a mediados de 2018 y reflexionó que si las cosas son así, deja un margen de optimismo porque lo que hoy pierde el transporte con la situación es posible que con un mejor escenario lo recupere para bien de personas, regiones, empresas y asociados.