Viernes, 10 Noviembre 2017 17:13

Multinacionales golpean la puerta, pero el gobierno pone el candado

Un estudio revela que muchas marcas quieren llegar a Colombia por la expectativa que el país cafetero genera, sin embargo, las cambiantes reglas de juego no ayudan.

Por 

Nota auspiciada por Holiday Inn Express Barranquilla
En el marco del IX Congreso Nacional de la Industria Gastronómica impulsado por Acodrés en Barranquilla, una de las charlas que llamó poderosamente la atención fue la “Oportunidad Colombiana” en donde se resaltó el interés de muchas marcas por llegar al país ante el camino que abre el boom gastronómico el cual tiende a potenciarse a través de las franquicias, toda vez que puede generar escalabilidad para marcas nacionales y globales por la vía de la internacionalización de los sellos colombianos.

El socio fundador del Grupo NexoFranquicia, le dijo a Diariolaeconomia.com, que independiente de la estabilidad política, la solidez de su democracia y el ingreso de sus habitantes, Colombia cuenta con varias ciudades con más de un millón de habitantes, las cuales son pujantes e importantes como Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Cartagena, Bucaramanga, Pereira y otras que atraen a las franquicias internacionales que generalmente buscan dos cosas, el nivel de escalabilidad de su marca y la llamada masa crítica potencial.

Explicó que el esfuerzo para que una marca logre expandirse en países como Perú, Chile, Bolivia o Ecuador, es el mismo esfuerzo para Colombia en donde hay según el experto, muchas ciudades capaces de albergar más unidades porque es un país per cápita más alto y con mayor oportunidad porque no en vano hay marcas extranjeras latinoamericanas o estadounidenses con mucho interés de ingresar a Colombia, bien sea por el perfil de los operadores o por el potencial de las ciudades que abre más posibilidades de éxito para las mismas marcas nacionales de crecer como franquicias en su propio mercado.

“El mercado colombiano ya ha despertado el interés de muchos grupos grandes franquiciantes pues de nuestro portafolio, el 89 por ciento de las marcas con las que trabajamos desde Chile hasta México y desde Perú hasta Brasil contemplan a Colombia dentro de sus tres mercados objetivos para expandirse en los próximos cinco años”, declaró el señor, López de Castilla.

Ojo con las reglas de juego

Para el Founding Parther del Grupo NexoFranquicia, un punto a tener en cuenta es el trabajo que debe seguir impulsando el gobierno colombiano para acabar con ciertas restricciones o con las condiciones que le son impuestas al empresariado colombiano.

Aclaró que no solamente hay que morigerar aspectos de la situación actual sino la prospección de expansión de las marcas nacionales y también la barrera de entrada contra marcas que van a hacer su ingreso porque Colombia puede ser un país de ciudades y con mucho potencial, pero lo cierto, anotó López de Castilla, es que si es difícil hacer negocios, las marcas importantes no llegarán al país y las nacionales van a preferir internacionalizarse que desarrollarse en el territorio colombiano en tanto que las marcas extranjeras no van a querer ingresar.

“Yo creo que estamos empezando a vivir un momento crítico en Colombia como ya lo hemos vivido en otros mercados, es decir el momento de punto de quiebre y estoy convencido que tanto para las futuras franquicias colombianas, así como para las internacionales que quieren entrar a Colombia, creo que los próximos dos o tres años resultarán determinantes”, dijo el versado en el tema.

López de Castilla informó que en la región operan en promedio unas 6.700 franquicias entre formales e informales las cuales son motores de empleo, de desarrollo, de transmisión cultural y definitivamente de la economía.

Precisó que el tema viene muy apalancado con la gastronomía porque por cita un ejemplo, en el Perú, el trece por ciento del PIB obedece a la dinámica de la industria gastronómica, razón por la que el mercado de franquicias ha logrado triplicarse en los últimos siete años.

Sobre las marcas colombianas dijo que hay ejemplos de éxito como Crepes and Waffles que logró internacionalizarse con rotundo éxito, de todas maneras, recalcó que la condición colombiana de ciudades se afianza como un mundo gastronómico aparte por lo que recomendó construir marcas colombianas regionales o urbanas para posteriormente exportarlas al mundo porque hay potencial para sacar la iniciativa adelante.

Colombia y sus gobernantes deben propiciar los escenarios económicos y de inversión para que haya un enamoramiento de las marcas por Colombia porque si no hay esa pasión y si no hay ese encanto, sencillamente nadie gana, y lo cierto, expuso, el ganar-perder, es un término que ya no encaja en este siglo”, aseveró.

Añadió que en materia de inversión hay un asunto a tener en cuenta y es que el dinero se invierte en donde se multiplique el dinero, es decir que al inversionista de hoy ya no lo ata ninguna frontera porque cada país debe encargarse de enamorar tanto a su empresariado como a quienes hacen apuestas de capital desde el extranjero para poder generar un hub de negocios y de cultura.