Sábado, 17 Febrero 2018 00:04

Hoteles de gran confort y calidad que Dann más que agrado

Por

Los hoteles Dann en Colombia cumplen 50 años en donde han afianzado marca y toda una herencia de excelente servicio. Preocupación por posible reforma tributaria.

La cadena de hoteles Dann tiene una historia bastante llamativa y llena de fe toda vez que nació en 1968 cuando visitó Bogotá el Papa Pablo VI. En ese instante era oportuna la apertura porque había buena demanda de habitaciones y en el centro de Bogotá en la calle 19, entre las carreras quinta y séptima, la de pizzerías, tabernas y restaurantes se erigía el primer Hotel Dann con 144 habitaciones que terminó siendo la cuota inicial de un gran emporio hotelero consolidado con el correr del tiempo.

El Gerente de Mercadeo Corporativo de Hoteles Dann, Julián Andrés Arcila, dijo en Diariolaeconomia.com que en 50 años de operaciones la firma ha apoyado con decisión la economía nacional en vista que la empresa es 100 por ciento colombiana que con el paso de los años logró desarrollar nuevos proyectos en las principales capitales colombianas jalonando la generación de empleo formal, y fue así como el hotel apoyó al país en tiempos buenos, regulares y malos.

“La idea es hacer las cosas bien y poder acompañar a Colombia durante otros cincuenta años en el desarrollo de la economía y siendo muy vitales en ese tejido social tan determinante en la construcción de nación y futuro”, indicó Arcila.

El hotel tiene nueve destinos y catorce hoteles, incluyendo un destino exógeno que es Quito, Ecuador. Dann hace presencia en Cartagena, Bucaramanga, Ibagué, Popayán, Medellín, Cali, Barranquilla y Bogotá.

Dentro del plan de expansión la firma analiza algunos proyectos, pero esa labor se hace con cautela debido al desarrollo de 2018 y a la perspectiva que puede tener este año en frentes tan determinantes como lo político, lo social y lo económico. Dependiendo de ello las directivas de Hoteles Dann estipularán qué inversiones serán factibles y viables, pero en esa espera están varias empresas en diversos sectores de la economía.

El ejecutivo precisó que Bogotá es una ciudad de proyectos interesantes en hotelería, pero aclaró que la capital colombiana tiene una sobre-oferta hotelera, razón por la que la cadena piensa en proyectos más pequeños en donde se puedan ofrecer servicios diferentes y no tan completos como lo puede hacer un cinco estrellas. Esta iniciativa se hace con mucha prudencia porque hay conciencia en la empresa en el sentido que hay un sobre-inventario en la ciudad.

La cadena busca poner en servicio hoteles de tarifas cómodas porque en efecto, hay instantes en que la gran hotelería se hace costosa y la idea es poder cubrir todas las necesidades y tipos de demanda de una manera simple, pero agradable.

En materia económica 2017 fue un año muy bueno para la cadena porque si bien muchas industrias decayeron en ventas por múltiples variables, Hoteles Dann creció cerca del nueve por ciento en ventas como cadena al reportar ingresos por el orden de los 160.000 millones de pesos.

La ocupación del año anterior fue del 62 por ciento, cifra más que amable si se tiene en cuenta que en 2016 este indicador fue del 60 por ciento.

Hoteles Dann opera en Colombia y Ecuador con unos impactos sociales de gran impacto por cuanto genera 2.000 empleos directos y unos 1.000 indirectos. Hay que decir que la marca basa su estrategia en un profundo conocimiento del cliente y en el fortalecimiento del mercado corporativo. La cadena maneja unos elevados estándares de calidad en sus servicios y aparte de ello hace una permanente renovación de sus activos, lo que le ha significado posicionarse en lo más alto de la industria hotelera colombiana.

“Sabíamos que 2017 era un año de retos, con la desaceleración económica como consecuencia de la Reforma Tributaria, sin embargo, el claro conocimiento de nuestro usuario, la buena preparación comercial, un análisis cuidadoso del mercado y mejorando día a día nuestros estándares de calidad, logramos incrementar nuestras ventas por encima de las cifras de crecimiento del país”, señaló Julián Arcila, gerente de mercadeo corporativo de Hoteles Dann.

En 2017 crecieron las utilidades y aumentaron todos los indicadores hoteleros tales como tarifa promedio, porcentaje de ocupación y los índices de generación de ingresos que fueron muy positivos lo cual se espera sigan igual o mejor en la vigencia de 2018.

Al hablar de reforma tributaria, Arcila manifestó que las nuevas medidas como IVA del 19 por ciento, se vieron impactadas al tener en cuenta que los hoteles y las cadenas a nivel nacional se comportan de acuerdo a unos segmentos de ingreso, porque está el segmento particular, el corporativo y el tour and travel. La iniciativa aprobada por el Congreso de la República afectó el segmento particular porque encareció el producto final, no fue lo mismo con el corporativo que pudo deducir ese IVA.

“Eso hizo que lo servicios vacacionales formales tuvieran una disminución en sus ingresos, es innegable que hubo un impacto y lo preocupante es que el asunto va a seguir porque todavía no hemos visto el coletazo completo de la reforma tributaria pues hasta ahora está empezando y es justo en 2018 cuando coge mayor forma el impacto de la famosa reforma”, aseveró Arcila.

En línea con otros empresarios y con otros sectores, el Gerente Corporativo de Hoteles Dann expresó que por el esquema de país, en donde hay cargas tributarias elevadas y muchas tarifas la competitividad es baja lo cual explica el clamor de muchas factorías que piden revisar la situación de la empresa formal en Colombia que generalmente tiene muchas trabas para poder salir adelante, básicamente en los nuevos emprendimientos que exigen un flujo de caja importante.

“Si todo se va en impuestos, la gente no tiene como hacer su expansión o como sostener su negocio. Si uno mira los indicadores de abandono y de retiro de empresas de las cámaras de comercio, el índice es alarmante, asunto que afana más con los impactos de impuesto de renta en 2018 que será muy complicado para el ejercicio, luego competitivos no somos y el modelo no es una forma que atraiga inversión extranjera en vista que son barreras proteccionistas que si no se saben llevar, afectará todo lo atinente a inversión y es en esta instancia en donde el gobierno debe facilitar el tema”, declaró el señor Arcila.

Un punto a tener en cuenta es que la competencia de la hotelería formal viene con plataformas informales que generan todo un dinamismo que debe llamar la atención del ejecutivo para que todos los agentes hoteleros compitan en igualdad de condiciones frente a todas esas plataformas internacionales o de economía digital para que los que hacen una apuesta en inversión puedan salir adelante.

Agregó que la competencia que está disparada en Bogotá no es mala en la medida en que se tenga valores agregados como el centro de convenciones como Ágora en la ciudad capital, aspecto que trae macro-eventos que finalmente demandarán hospedaje.

Casa Dann Carlton, tiene uno de los salones más grandes en donde con otros salones hay cupo hasta para 2000 personas lo que permite hacer eventos en simultaneo lo cual lo consolida como un mini-centro de convenciones al norte de Bogotá.

En 50 años, la firma ha buscado y encontrado una oferta de excelente servicio, amabilidad y confort que fue una de las untas de lanza cuando se construyó el deprimido de la 94 que obligó a reforzar esos estándares de servicio para tener a las compañías y al cliente satisfecho y feliz.

La renovación del Dann Carlton demandó recursos cercanos a los nueve millones de dólares, pero esa innovación que se hizo pensando en que se cumplirían los cronogramas de obra del deprimido, asunto que no fue posible lo que generó una situación difícil porque el hotel ya remodelado debió soportar una obra pública alrededor. El hotel, en buena hora cogió el vuelo que tenía que tomar y hoy arroja saldos muy positivos.

Este año con distractores como el mundial de fútbol y las elecciones, hacen pensar en un segundo semestre mucho más amable lo cual está dentro de las expectativas de los departamentos de investigación de mercado y en la misma presidencia ejecutiva que llevará a adoptar una operación para un primer semestre moderado, pero eso sí, haciendo una apuesta muy grande para el segundo semestre, ojalá, con un país más estabilizado que permita retomar rumbos de crecimiento que se apoyará en toda la base digital de la cadena.

Con la reacción del petróleo, habrá posiblemente una recuperación de los clientes provenientes del sector minero-energético porque a mayor precio en el barril de crudo se reactivan operaciones en el sector de hidrocarburos lo cual ya ha hecho que los ejecutivos petroleros regresen, asunto de muy buen recibo para la cadena hotelera.

La firma tiene como meta de corto plazo la transformación de su canal de venta directo a través de la Internet y de la página web de la casa hotelera con lo que se daría un paso importante porque habría más beneficios al cliente que a través de intermediarios como las agencias de venta online. En este momento la participación de Hoteles Dann está en el 10 por ciento, pero se aspira a cerrar en un 15 por ciento.

A Julián Arcila le genera angustia una nueva reforma tributaria porque ya se está decantando lo cual a criterio del Gerente, hace más complejo el desarrollo del negocio.

“Es estresante porque llevamos más de veinte años tratando de enderezar el déficit fiscal y ello preocupa porque no estamos hablando de un tema de fondo sino de forma, que suelen ser momentáneos y para nadie es un secreto que esas reformas son pañitos de agua tibia y nada más, pero no niego que eso me produce inquietud y zozobra”, anotó.

Finalmente destacó la naturaleza del colombiano que es un nacional que se amolda fácilmente a las circunstancias más difíciles porque Colombia ha tenido guerras, ha estado en crisis económica, en recesión, pero fue capaz de encontrar salidas y esa resiliencia hace que este hombre de la gran hotelería sea más optimista.

En 2014 la Cadena inició la remodelación de sus hoteles, con una inversión cercana a los 30 millones de dólares, como parte de su plan de renovación y mejoramiento en productos y servicios, que hoy por hoy los mantiene dentro de los mejores del sector. Dichas remodelaciones, comprometieron en la gran mayoría de los hoteles su estructura incluyendo habitaciones, baños, salones para eventos, lobby, bares, business center, además de redes eléctricas y cableado, insonorización de ventanas, especificaciones acústicas, retardantes de fuego, cerraduras electrónicas de proximidad en las puertas, entre otros aspectos, cubriendo así, no solo los estándares de la nueva hotelería, sino también, las necesidades y exigencias de los clientes, y del mercado en general.

Visto 430 veces