Viernes, 13 Julio 2018 00:38

Industria del calzado: Baja contrabando, pero sigue incertidumbre cambiaria

Los empresarios del cuero, el calzado y la marroquinería que tendrán su feria internacional prepararon un documento dirigido al nuevo gobierno con el fin de garantizar blindaje sectorial.

Por 

Entre el 17 y el 19 de julio tendrá lugar en el recinto de Corferias el ya famoso e imperdible International Footwear and Leather Show, evento en el que la industria del calzado llega con las últimas tendencias de la moda gracias al talento, al trabajo y a la inventiva de unos diseñadores que cada vez asombran con colores, creaciones y maravillas expresadas en cuero puro.

En medio de la fiesta que concita el interés de los empresarios comerciantes y consumidores, el mercado muestra algunos síntomas que bien valen la pena develarse toda vez que hay inquietud en los fabricantes por el devenir cambiario, las importaciones y las medidas que eventualmente adopte o sostenga el nuevo gobierno.

El Presidente Ejecutivo de la Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas, ACICAM, Luis Gustavo Flórez Enciso, le dijo a Diariolaeconomia.com, que el gremio espera del gobierno entrante unas expresiones explícitas y sobretodo traducidas en políticas y en instrumentos específicos para el desarrollo productivo de la industria como un todo.

Indicó que este tipo de señales son fundamentales de hacerse en el corto plazo, más si hay una visión en los cuatro próximos años, con lo cual la industria logrará dar un salto y en particular el sector del calzado, el cuero y sus manufacturas.

“En ese sentido esperamos en primer lugar una base muy importante de recursos que doten de liquidez a nuestras empresas porque la cadena productiva tiene un efecto de carambola muy difícil y es un efecto en el cual los retrasos de los pagos en los diferentes segmentos de la cadena alteran todo el proceso productivo de comienzo a fin ya que se trata de empresas mipymes que evidentemente, como todas las factorías, necesitan de un flujo de caja adecuado para poder operar bien”, indicó el dirigente gremial.

Agregó que precisamente ese flujo de caja en las empresas es un factor muy difícil lo cual es algo que está llamado a ser superado rápidamente más si se tiene en cuenta que hay elementos con los cuales se pueden lograr instrumentos para que sean habilitados mecanismos de financiamiento que resultan supremamente importantes. En ese sentido, sostuvo Flórez, ha habido una ayuda determinante del Banco de Desarrollo Empresarial y Comercio Exterior de Colombia, Bancoldex, con la que ha resultado posible dotar de capital de trabajo a las empresas y así poder adelantar los procesos de modernización y compra de maquinaria.

“Recientemente Bancoldex lanzó una línea de crédito de 50 mil millones de pesos que resultó interesante y lo cierto es que ha habido un aprovechamiento parcial de esa línea lo cual hace parte de los instrumentos que el sector requiere en ese factor, pero hay que señalar que se hace importante darle mayor flexibilidad para que las empresas, en coyunturas como estas, que suelen ser complejas y llenas de dificultades por el mercado y por la situación de la economía en general, tengan un mejor panorama del contexto internacional”, destacó el señor Flórez.

Dólar, volatilidad y acertijos

Para el presidente de ACICAM, Luis Gustavo Flórez, Colombia es un país que en calzado y manufacturas en cuero tiene buenos productos y mucha calidad a nivel internacional en donde el país ha logrado una visible competitividad y una aceptable productividad, pero evidentemente un impacto en tasa de cambio que retorne a los escenarios previos o anteriores históricamente es algo negativo para el sector.

Expresó que le preocupa la volatilidad de la tasa de cambio porque ello refleja en gran medida lo que está pasando externamente y que a final de cuentas es nocivo para las empresas. Agregó que lamentablemente el efecto Trump, es una realidad que impactará la economía y que perturbará la dinámica de la misma en vista que golpeará inversiones posiblemente.

Anotó que dadas esas condiciones es perentorio hacer una reflexión muy importante en el caso de qué impactos pueda tener el proteccionismo americano en ese sentido.

“Yo creo que cualquier movimiento que se haga desde el punto de vista de mayores aranceles por parte de los Estados Unidos para importaciones por ejemplo de China, en los sectores nuestros afectaría bastante. Ciertamente, no espero, que se extiendan esas medidas a Colombia ni mucho menos, pero lo único cierto es que los grandes proveedores de ese sector en donde prácticamente el mercado americano depende de las importaciones, principalmente de China, evidentemente va a buscar otros caminos y nosotros no somos ajenos sobre todo si prenden la dinámica económica nuestra”, comnetó Flórez.

Precisó que si llegase una revaluación de la tasa de cambio habría un deterioro en el aparato productivo por mayores importaciones, por la presión de mercado en donde las exportaciones no verían verdaderos favores por un abaratamiento del peso.

La cuentas de ACICAM dejan ver que el mercado de la industria de calzado particularmente se ha debilitado en esta primera parte del año así como en buena porción de 2017 lo cual tiene su explicación en la reducción del consumo de los hogares que es el gran motor y el mismo que mueve toda la cadena productiva, no solamente la del calzado sino otras industrias. Ese aspecto, afirmó, está cambiando en el observatorio Radar ACICAM porque se ha visto que el consumo de los hogares está revirtiéndose hacia niveles positivos mejorando el asunto lo cual impacta gratamente a los empresarios del calzado y las manufacturas de cuero.

Explicó que si bien ha sido muy débil la producción de calzado en lo corrido del año y en el cierre del semestre que recién culminó, la industria espera con optimismo que el asunto se invierta.

El dirigente aclaró que un punto favorable es que el volumen de las importaciones ha bajado considerablemente por cuanto las internaciones que comportan precios anormalmente bajos y elevadas cantidades han cedido de manera favorable lo cual le permite a la industria nacional competir con el producto exógeno de manera justa y equilibrada o con las mismas reglas de juego lo cual se debe a las medidas que adoptó el gobierno en ese sentido de tal manera que hace prohibitivas las importaciones a precios anormalmente bajos.

Cabe anotar que los 20 millones de pares de zapatos que ingresaban al país se fueron a su mínima expresión lo cual es un respiro para la industria porque se trataba de más del 30 o 35 por ciento del total de las importaciones, hoy ese indicador está en niveles del tres o el cinco por ciento de las introducciones lo que resulta importante, pero evidentemente, apuntó el vocero, todavía hay segmentos de las importaciones en determinados niveles de umbrales que estarían afectando el sector, pero dejó claro que a la fecha se le hace monitoreo a ese aspecto para abordar las inquietudes con el ejecutivo.

Un punto que se le solicitará en el documento al nuevo gobierno es la extensión de las medidas que actualmente rigen para el calzado y que probaron ser eficaces. Precisó que infortunadamente una medida contundente demanda el sector de marroquinería que reporta importaciones altas roda vez que ingresan a Colombia más de un millón de unidades que se incorporan a 20 centavos de dólar la unidad en productos que realmente tienen un volumen de materiales importante que comportan diseño y que tienen componentes significativos, es decir que no se trata de llaveros por decir algo.

“Ese es un tema que nos intranquiliza y dado el hecho que tenemos unas medidas que ya han sido positivas en esta administración, sería oportuno y urgente extenderlas a marroquinería, es decir lo que sirve debe perdurar por el bien de la industria y los puestos de trabajo”, enfatizó el Presidente Ejecutivo de ACICAM.

Con la crisis de la demanda interna quedó claro que muchos no compraron calzado, que quizás otros fueron a las remontadoras o de pronto por la falta de plata incurrieron en la compra de zapatos chinos de muy bajo costo y precaria calidad. Hay que anotar que Colombia dejó los consumos de antes los cuales estaban en tres pares por persona en promedio o algo más, hoy el consumo cayó a 2,4 o 2,5 pares en promedio. Eso ratifica que Colombia compra menos calzado en las temporadas previas en donde hubo unas expectativas negativas respecto de la economía y en donde se desplomó el consumo de los hogares el cual apenas empieza a reaccionar.

Una expectativa existe por el lado de una posible y necesaria reducción de las tasas impositivas lo cual le dará mejores condiciones a las mipymes que pueden recibir favores adicionales ya que son el 90 por ciento del aparato productivo mostrando que sin duda son las que mueven el país y las que generan más del 80 por ciento del empleo en el país. Si todo logra darse como se espera, perfectamente puede hablarse a criterio del gremio del calzado y las manufacturas en cuero de una verdadera reactivación de la economía.

En el último cuatrimestre, la industria del calzado perdió empleo, aclarando que las empresas cuentan con un nivel de ocupación que puede ser de 120 mil empleos directos en las fábricas formales porque otro punto en la agenda del gobierno es la manera como será combatida la informalidad y como arbitrar una política de rescate de esas empresas informales hacia el sector formal lo cual sería oportuno porque allí hay muchas factorías de calzado y de manufacturas de cuero.

Una situación igualmente real es que en los últimos años ante la tremenda dificultad hubo cierre de empresas y salida de personal. Ese fenómeno fue notorio en la mayoría de los centros industriales que si bien no fue masivo, si fue factor determinante de pérdida de unidades industriales en ese aspecto.

Confió el dirigente en una inversión importante en las empresas lo cual permitiría ampliar las fábricas y es por ello que reconoció que el sector urge de inyecciones de capital, asunto que parece está siendo leído por los industriales puesto que ya algunos están decididos a apostarle a las unidades productivas y a darle vida a unas nuevas empresas.

El sector del calzado cuenta con una capacidad instalada que puede estar por el orden de los 80 millones de pares de calzado, pero el gremio reconoce que la está subutilizando porque en el mejor de los casos la industria trabaja al 55 o 58 por ciento de esa capacidad instalada, es decir que hay campo para reactivar el sector.

En 2017 la industria del calzado vendió entre 38 y 42 millones de pares aproximadamente, una cifra más cercana a los cuarenta millones, lo que hace trazar metas porque hay capacidad para duplicar esa cifra, pero habilitando condiciones y haciendo un programa más agresivo para fomentar las exportaciones, es decir con asesoramiento, seguimiento y trabajo en la apertura de nuevos mercados.

Indicó que es afortunado el poder seguir con los TLC con Estados Unidos y Canadá así como con Centroamérica, región que se afianzó como gran compradora de producto colombiano. Una tarea adicional es seguir enamorando al comprador nacional que cada vez le hace el gasto a la industria nacional reconociendo calidad, talento y mucha iniciativa.

Hoy Colombia exporta calzado a Costa Rica, Guatemala y México así como a Argentina, entre otros países, lo que prueba que sí es viable posicionar el producto colombiano.

Finalmente el Presidente Ejecutivo de ACICAM invitó efusivamente a la Feria Internacional del Cuero, el Calzado y la Marroquinería, evento que dejará ver producto de exportación lleno de diseño que mostrará finalmente de qué están hechos los empresarios colombianos.