Jueves, 30 Agosto 2018 18:21

Moteles en Colombia, otro sector que mueve la economía

Por

La app Motelnow evidencia el interés de la población por disfrutar y conocer más de este tipo de experiencias. En Colombia al igual que el resto de los países de Latinoamérica, ir a moteles es parte de nuestra cultura.

De manera jocosa en algunos sitios les llaman el Triángulo de las Bermudas pues las parejas súbitamente se desaparecen, tal y como pasó con barcos y aviones en el famoso triángulo equilátero conformado por las islas Bermudas, Puerto Rico y Miami. De todas estos lugares que crecen en oferta son una tendencia económica y social que resultaron la mejor válvula de escape en los hogares saturados por la monotonía en donde muchos matrimonios y parejas se cansaron del público casero, ese de mirada vil y acusadora.

Los moteles, son aquellos sitios en donde converge la pasión, el amor, las relaciones prohibidas y la infidelidad, pero de igual manera allí se impone una nueva tendencia para matrimonios y parejas estables que quieren hacer más larga su relación, rompiendo paradigmas y lanzando la canita al aire. Las parejas modernas sin duda, salen de la monotonía y dejan la habitación matrimonial con todas sus imágenes e íconos para entregarse a otro tipo de relación en medio de liberaciones, sin pudor y sin tapujos. El sitio es apenas obvio, allí se va a lo que se va y de qué manera.

Según los expertos en el tema, Colombia cuenta con un mercado muy desarrollado en la industria motelera pues este particular ecosistema es parte de la idiosincrasia de Colombia, además, destacan que sobresale en Latinoamérica por el número y variedad de ofertas para las parejas e incluso grupos, pues existen espacios que además están abiertos para “rematar” donde admiten hasta 20 personas, cosa que no se da en otros países.

Esta es una iniciativa de la aplicación para reservar habitaciones “Motelnow” de la mano de diferentes expertos de la industria sexual en Colombia como Ángela Núñez (Experta en sexualidad y erotismo), Lina Betancourt (Asesora sexual) entre otros quienes en este mes han comentado en sus redes sociales sobre diversos temas para resaltar los beneficios de ir a moteles y desmitificar diferentes aspectos negativos que se han construido alrededor de estos lugares.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, José Miguel Hurtado, uno de los fundadores de la App precisó que el mercado de moteles en Colombia puede tener una dimensión de 500 millones de dólares anuales, es decir 15 millones de estadías al año. Del total de la oferta, las ciudades con más moteles son Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena y Eje Cafetero.

Cabe resaltar que en Colombia existen más de 2.000 establecimientos con alternativas que van desde los 10.000 pesos para los menos exigentes hasta los 600.000 pesos. En el territorio colombiano se pueden visitar particulares moteles temáticos que han logrado convertirse en iconos mundiales, en estos podrá encontrar desde camas dentro de un iglú hasta incluso una baticueva, solo por nombrar algunas ambientaciones y para los menos extravagantes, saunas y turcos que abundan en el mercado colombiano.

De acuerdo a Eugenio Saavedra, uno de los creadores de la app “Motelnow” la aplicación ya cuenta con más de 75.000 visitas mensuales, esto evidencia el interés de la población por disfrutar y conocer más de este tipo de experiencias.

“En Colombia al igual que el resto de los países de Latinoamérica, ir a moteles es parte de nuestra cultura” comenta José Miguel Hurtado, cofundador de la App.

Para Lina Betancourt, ir a un motel tiene enormes ventajas tales como potenciar un espacio para el erotismo, ello por la decoración de las habitaciones. Agregó que el hecho de asistir a un lugar de connotaciones eróticas y sexuales, genera un cambio en el comportamiento porque ello incita a darle más gusto e inventiva a la pareja. El motel, dijo, rompe las restricciones sexuales porque hay manera de pedir, expresar y proponer sin temor a hijos, suegros, cuñados, abuelos o vistas.

Explicó que la rutina o el sexo programado, ese que como arranca, termina, puede conllevar a un problema llamado visuación que no es más que la pérdida del interés sexual y de atender a su pareja. Casualmente los moteles ayudan con esa liberación y le ponen picante y ansias a los encuentros sexuales que pueden ser muy abiertos y sin la crítica de la tía, de los primos, de los otros inquilinos o de los testigos furtivos, ocultos tras las débiles paredes.

El sexo no tiene temporadas, pero igual hay épocas del año que mueven mucho más la industria de los moteles toda vez que días como el de la secretaria, el de la madre y el mismo día del amor y la amistad suelen llenar los sitios de encuentro para el amor tazón por la cual hay que hacer enormes filas mientras acaban los ratos de algunos que parecen siglos por los deseos de estar con la pareja y por la vergüenza que puede causar ver el afán de entrar a una alcoba.

Esta aplicación chilena está en Colombia abriendo opciones para el amor, la intimidad y la sexualidad. Llegó a Colombia a comienzos del año cuando decidió establecerse en Bogotá, pero de allí dio el paso a Medellín en donde también el mercado es muy movido. Como quiera que sea la apertura de los mercados llegó a todo nivel y la sexualidad no podía estar ajena a las tendencias de la moda en donde un cuarto para la pasión y la creatividad es posible gracias a una reserva hecha en línea por MotelNow.

Los moteles indexan otras economías paralelas como la de los licores alimentos, juguetería sexual, ropa íntima y cremas. Igual, y dependiendo de lo intensa que sea la noche y el rato, este sector puede mover con interesante dinámica la venta de leche en polvo, pañales, compota, cobertores, ropa de maternidad, línea infantil, muñecos, Neneden, arru rrú, pediatras, lociones y abogados. En casos extremos mueve la diligencia de pasaportes y pasajes.

Visto 370 veces