Sábado, 19 Enero 2019 00:21

Terrorismo aleja inversión y desmorona la imagen de Colombia: Analdex

Por

Gremios reconocidos como Analdex recibieron llamadas de inversionistas y empresarios preguntando por el nuevo escenario. Un capítulo que se creía superado.

Los exportadores colombianos lamentaron los últimos hechos de terrorismo que pusieron de nuevo a Colombia en ese listado indeseable de países peligrosos, de alto riesgo y poco recomendables. El efecto del acaecimiento luctuoso no se hizo esperar y de inmediato ese ítem que parecía del pasado entró a jugar un papel importante en la variable de crecimiento.

El presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analdex, Javier Díaz Molina, habló con Diariolaeconomia.com, y precisó que el hecho terrorista reportado en la Escuela de Policía General Santander desafortunadamente es un caso muy complicado toda vez que envía mensajes adversos al mundo y a la inversión.

Manifestó que para infortunio de Colombia hechos terribles como el de la Escuela son señales que difícilmente entienden afuera. Indicó que hubo gente de negocios y de otros sectores que le llamaron para preguntar con tono de preocupación, qué es lo que está pasando en Colombia y si es viable visitar o no el país.

“Creíamos que esa era una etapa superada después de la negociación con las Farc, pero indudablemente este tipo de cosas causa mucho daño”, anotó el señor Díaz Molina.

Al abordar el tema económico, el presidente de Analdex apuntó que Colombia finalizó el año con una situación difícil en la medida en que hubo un primer semestre con elecciones y un segundo semestre con reforma tributaria, aspectos que generan mucho ruido por lo que el gremio espera que este año sea mucho mejor que el 2018, advirtiendo que hay elementos que atentan contra esa posibilidad, uno la guerra comercial entre China y Estados Unidos porque hace que la incertidumbre invada y nuble el panorama internacional deteriorando la perspectiva.

Agregó que desde la tribuna gremial se puede observar que las corrientes de comercio en el mundo han caído, lo que hace prever un decrecimiento en el comercio internacional que ya es menor, haciendo esperar que Estados Unidos y China puedan llegar a un arreglo y por eso celebró que ya estén en conversaciones porque se puede esperar que una vez en la mesa logren consensos y pacten algún tipo de arreglo que permita que el comercio mundial crezca.

“Para nosotros como país pequeño en materia de comercio mundial resulta muy importante la dinámica del comercio en el contexto internacional. Cuando la demanda en el mundo crece a nosotros nos va relativamente bien, pero cuando la dinámica del comercio es negativa y decrece, nos va mal”, expuso el dirigente gremial.

Díaz comentó que se hace perentorio diversificar las exportaciones y depender mucho menos del petróleo, y para eso, consideró, es urgente contar con una economía mundial creciendo y una demanda ecuménica muy activa porque una confrontación comercial como la planteada hoy es un elemento que genera mucha incertidumbre sobre cuál va a ser el resultado de esa controversia entre Estados Unidos y China porque se espera un arreglo y una dinámica mundial mucho más positiva.

El otro elemento es el atentado terrorista porque siembra mucha perplejidad a nivel mundial sobre la situación de seguridad en Colombia y lo malo del tema, señaló, es que el país empieza a ser percibida en el exterior con unos ojos diferentes, factor que puede causar un impacto negativo en la economía interna y externa más en momentos en que había la posibilidad de traer nuevas inversiones a tierra colombiana.

“Vamos a ver cómo observan esta situación afuera y ojalá que no lleve a que alguno de los inversionistas decida no ingresar por ese temor que puede suscitar la situación de seguridad en Colombia”, expresó Díaz Molina.

Fue tajante al recalcar que el asunto de la diversificación de exportaciones es una tarea necesaria porque el tema del petróleo, de la Enfermedad Holandesa y de las dificultades fiscales debe ser una lección aprendida porque Colombia concentró buena parte de sus exportaciones en el sector minero-energético, abandonando los otros sectores petroleros por el boom de los precios del crudo, lo grave, dijo, fue que cuando vino la destorcida de las cotizaciones hubo líos que hasta ahora se están superando porque observó que el tema de la reforma tributaria del año anterior, precisamente se dio porque Colombia no ha terminado de ajustar la economía lo cual es visible con los huecos que se ven en el campo fiscal.

El asunto es claro, aseveró el presidente de Analdex, Colombia no debe depender de un solo producto o de unos pocos productos, aclarando que no se trata de abandonar el sector minero-energético, pero sí de que se haga de lado esa dependencia, acudiendo a muchos más productos y a muchos más mercados. A criterio de Díaz, el tema de la diversificación sigue siendo una tarea pendiente en la que debe avanzarse con mucha decisión este año que apenas arranca.

Sobre la tasa de cambio, Analdex manifestó que la tendencia que se está viendo es la del mercado y depende mucho del comportamiento de los precios del crudo porque en la medida en que la economía depende del petróleo en buena proporción experimenta que cuando esta materia prima baja de precio, el mercado percibe que van a ingresar menos dólares y de inmediato la tasa de cambio sube, pero cuando el precio del hidrocarburo sube el mercado registra que van a ingresar dólares y el precio de la divisa baja.

“Nosotros estamos dependiendo en buena medida de qué pasa con los precios del petróleo, hemos visto una alta volatilidad, repito, dependiendo de esos precios del crudo, pero indudable que lo que uno espera para este año es una tasa de cambio que se mueva alrededor de los 3.000 pesos, más con una tendencia hacia arriba que hacia abajo, empero, la volatilidad será también la constante y las fluctuaciones sin duda estarán presentes en el precio de la divisa y eso afectará de alguna manera las posibilidades de negocios”, sentenció el respetable y reconocido dirigente.

La Asociación consideró que lo ideal es cerrar el año 2018 con unas exportaciones superiores a los 45.000 millones de dólares, pero dijo que el país debe acercarse a los 50.000 millones, de todas maneras, anotó, el ministerio de Comercio, Industria y Turismo habló de la posibilidad de llegar a los 47.000 millones de dólares en el 2019, pero Díaz Molina insistió en que el país debe apuntarle a los 50.000 millones de dólares en esa senda de recuperación de ventas al exterior pues hay que recordar que en el año 2012 Colombia superó los 60.000 millones de dólares.

Una posibilidad de que la economía interna mejore está en la recuperación del comercio mundial que al normalizarse volverá con interesantes flujos de mercado e inversión.

La gestión para crecer hay que hacerla y hay posibilidades de ascender a una tasa importante en las exportaciones, sin embargo, Analdex afirmó que todo está sujeto a la demanda mundial. Destacó el hecho que Colombia ha venido creando una oferta agrícola y agroindustrial así como unos productos del sector de manufacturas que también han tenido una recuperación lo cual es visible con el tema de vehículos y las ventas a los mercados de la región. En 2018 hubo un comportamiento positivo del sector metalmecánico y el gremio espera que la dinámica siga por ese derrotero.

“Las cosas tienen una perspectiva favorable, pero no exenta de dificultades y entonces no nos podemos dormir y sí por el contrario estar alertas a ver cómo aprovechamos las oportunidades, pero también cómo nos defendemos de las contingencias y de los asuntos que no son tan positivos en los mercados internacionales. El tema político en el mundo es una variable que indudablemente juega y lo que uno espera es que frente a situaciones como las vividas en las últimas horas podamos dejar de lado las tensiones políticas y la polarización para tener unas banderas que nos permitan unirnos mucho más a los colombianos porque ello sería muy afortunado para el clima de la sociedad y de la economía”, concluyó el Presidente de Analdex, Javier Díaz Molina.

Visto 1008 veces