Sábado, 26 Enero 2019 13:45

Terragua, jabonería especial y artesanal para la piel y el alma

Por

Los productos vibracionales están de moda, pero Terragua logró dar saltos de calidad a tal punto que sus productos ya están en otras latitudes del globo.

La industria colombiana se ha caracterizado por su inventiva y por ese valor agregado que últimamente le da a sus productos, haciéndolos únicos en el mercado nacional toda vez que llevan algo más y un encanto que solamente los más refinados, exquisitos y conocedores saben darles su verdadero precio.

Una de esas industrias que están en su in crescendo es el de la jabonería que aparte de llevar salud y una limpieza muy especializada en vista que se hace con hierbas y extractos naturales, le cumple al medio ambiente evitando vertimientos y contaminación. Los nuevos jabones artesanales de los que haremos referencia hacen parte de la limpieza energética.

La marca Terragua nace en la finca Aguabuena, una propiedad en la artesanal Ráquira, Boyacá, en la cual sus propietarios optaron por darle vida a un producto que fuera respetuoso con el medio ambiente, que fuera biodegradable y que no dañara el preciado líquido que corría por riachuelos y cañadas con ese afán de llevar vida a unos cultivos que garantizarían la permanencia del ser humano.

Los fundadores de Terragua les dedicaron mucho tiempo a los ancianos indígenas del Amazonas y de la Sierra Nevada a quienes ayudaron en proyectos de recuperación del agua pura y de fortalecer esa tradición de blindar los nacimientos del líquido y su entorno verde.

En ese trasegar, un día cualquiera de sol en la Colombia aborigen, los creadores del jabón Terragua descubrieron ese poder inimaginable de las plantas y sus propiedades curativas, conocimiento que canalizaron a la par de ese gran enseñanza en el sentido de que el agua limpia el cuerpo, pero que de igual manera con su enorme energía le lleva asepsia al alma, más cuando se acompaña de las floras y vegetaciones de selvas, montañas y valles.

Así nació jabón Terragua, un producto sinónimo de pureza que en su apertura contó con el respaldo de muchas personas que con su voto de confianza y su gusto con la pasta natural, fueron abriéndole la puerta a otras ofertas tales como aurasprays, las sales de baños para la limpieza energética así como aceites esenciales y corporales fortaleciendo un portafolio amplio que mantiene el principio fundamental de que todo debe ser cien por ciento natural y manufacturado con propósitos diferentes ya que hay jabones para la relajación, vitalidad, limpieza energética, armonía y otros contextos del ser humano logrados por el amor al agua y a la naturaleza.

Los jabones de Terragua son de una calidad y unas características tan especiales que no solamente limpian la piel de manera suave sin dañar la salud y el ecosistema, sino que también le ponen cosmética al alma por esa relación estrecha con los entornos rurales y con los mismos enigmas de la selva.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el Gerente y fundador de Terragua, Germán Enrique Cancino, entendió que a partir de un relacionamiento permanente con las plantas era posible comprender el poder que estas tienen y su incondicional ayuda a los seres humanos a quienes ha sanado de manera milenaria. Hoy todas las personas, dijo, tienen acceso a una salud y a unos estados de tranquilidad gracias a la botánica y a los consejos y enseñanzas de indígenas huitotos del Amazonas y de la majestuosa Sierra Nevada de Santa Marta que si bien fallecieron, siguen presentes con su sabiduría en las esencias de tan especial producto.

Respetando la memoria de los maestros, Terragua le apuesta a un producto de muchísima calidad inspirado en el respeto y en esa entrega grata por la naturaleza que regala insumos para obtener manufacturas impecables y nada maltratadoras de la ecología. Caso opuesto, cada jabón le hace honor al entorno y a un hábitat selvático y nativo.

“Es por eso que nuestros productos tienen una presentación en la cual nosotros nos hemos esmerado ya que refleja estética y atracción. Nuestra intención es ayudar y llevar alivio y compañía a quienes encuentren en ellos sintonía con su alma. Por fortuna hemos creado y producido un nuevo concepto de productos hechos a mano, con un valor agregado múltiple. Nuestro propósito es llevar a las personas armonía y bienestar físico, mental y emocional con la ayuda incondicional de las plantas“, declaró el señor Cancino.

La empresa utiliza empaques provenientes de fuentes renovables, 100 por ciento reciclables, o reutilizables y hay que decir que estos jabones son biodegradables con lo cual se garantiza una entera protección y conservación del agua, logrando construir formas de vida que permiten relacionar al hombre de forma armónica con el entorno.

Germán y su esposa, Martha Lucía Revelo, trabajan como una familia ejemplar en compañía de sus hijos Mateo y Alejandro, quienes además de ser discípulos de enorme disciplina, participan activamente de las decisiones de la empresa por cuanto conocen todos los procesos y contribuyen en la elaboración de los productos que son hechos a mano, con cuidado en la elaboración y total dedicación. Los retoños, no solamente aprenden a diario de buenas prácticas empresariales sino que heredaron amor y respeto por la naturaleza.

Apelando a un compromiso de responsabilidad con su creación, Terragua cuenta actualmente con todos los registros sanitarios pues no en vano son miembros de la Handcrafted Soapmakers and Cosmetic Guild, asociación de fabricantes artesanales de jabones y cosméticos basada en Saratoga Springs, Nueva York, así como registro en el equivalente francés: la Association des Nouveaux Savonniers. No contentos con lo anterior, son firmantes del Pacto Internacional para la elaboración de cosméticos seguros, y del movimiento internacional para la disminución del calentamiento global.

El emprendimiento de una arquitecta y un diseñador industrial logró desarrollar un producto bautizado Terragua, un jabón que le apostó a un aporte novedoso y al bienestar de las personas en forma de productos muy cotidianos.

Esta propuesta denominada vibracional, es la expresión concreta de un proceso de búsqueda, crecimiento y evolución personal, realizado con el rigor académico de la formación de los tozudos empresarios, que lograron integrar el saber ancestral de tradiciones espirituales y filosóficas de oriente, occidente, así como del entorno indígena de Colombia.

Cabe anotar que desde tiempos prehispánicos los nativos solían curarse con plantas y por ello en la conquista y en la colonia fue tan popular exportar quina y añil al “Viejo Mundo”. No menos, tenía propiedades la famosa “Uña de Gato” y otras plantas con alto poder curativo. Es por eso que los productos desarrollados por Terragua no llevan una sola planta sino que reúne el poder de varias que fueron mezcladas sinérgicamente para lograr propósitos en limpieza tanto física como espiritual. Cada jabón lleva por lo menos siete tipos de vegetaciones dentro de las cuales van plantas amargas como ruda, romero, betónica y artemisa, la llamada diosa de las plantas medicinales.

Los productos de Terragua pueden ser utilizados con plena seguridad ya que son manufacturados con ingredientes naturales de primera calidad, y con un gran porcentaje de insumos procedentes de plantas cultivadas en la próspera y generosa tierra de la finca Aguabuena en Ráquira. Los insumos son mezclados con aceites esenciales y esencias florales. Hay que recalcar que los jabones están libres de químicos, de síntesis, colorantes y fragancias artificiales, conservantes y parabenos.

A las manos, al cuerpo y al espíritu de los clientes llegan las maravillosas propiedades benéficas de plantas y árboles como la cúrcuma, el enebro y de cítricos como la lima, la mandarina y la naranja. Igual hay un masaje maravilloso con esencias herbales de la melissa, limonaria, albahaca, caléndula, manzanilla, hierbabuena o el espectacular jengibre.

“Se elige el producto no sólo por su afinidad aromática o beneficio dermocosmético también de acuerdo a un propósito personal determinado por las propiedades energéticas y vibracionales aportadas por las plantas que además es sincronizado con la vibración de los cristales, las esencias florales y la intención puesta durante su elaboración utilizando para ello la luz angelical, oración, vibración sonora y radiónica. Así, los productos Terragua proporcionan los medios para trabajar en nuestro ser, aspectos físicos o emocionales como protección y voluntad, limpieza energética, o simplemente buscar fuerzas generadoras de renovación, sincronía, paz interior, o trabajar d la mejor manera el amor propio o el desapego”, explicó Germán Enrique Cancino.

Este tipo de jabón ayuda a mejorar los estados de ánimo, pero igual conecta con los ancestros como pasa con una creación hecha a base de arcilla de Ráquira que hace que quien lo usa vuelva al origen porque reconecta a quien lo utiliza.

El jabón artesanal y suave es recomendado inclusive por los profesionales de la salud puesto que no tiene químicos y su elaboración conlleva a una purificación en frío lo cual es muy útil porque respeta las propiedades de las plantas. Este jabón no produce alergia porque diferente a los jabones comunes y más industrializados, no lleva componentes detergentes o agentes ascéticos que suelen ser mucho más fuertes. El jabón de Terragua, se puede decir, consiente la piel y es tan suave que puede usarse para el cabello.

El producto no es costoso si se suman las propiedades y su valor oscila entre los 19.000 y los 25.000 pesos, suma muy baja si se tiene en cuenta que se trata de un jabón muy fino que se manufactura con aceite de oliva, manteca de cacao, aceite de coco y otros insumos delicados y por lo general nada económicos.

Las fábricas de jabón artesanal crecen en Colombia y la cosmética natural se transformó en una opción empresarial a la que muchos han llegado. No sobra decir que esa cantidad tiene productos muy buenos, pero igual otros no muy metidos en calidad.

En cinco años Terragua ha tenido unos resultados muy favorables ya que no solamente crece en el mercado interno sino que empezó a experimentar una demanda externa que hizo que el jabón fuera a Francia, Alemania y a otros países a donde los lleva el visitante.

La firma no descarta generar una oferta exportable y por ello a mediano plazo la meta es llevar el jabón a diversos países en donde aprecian los productos naturales y manufacturados con las mejores prácticas.

Solo o acompañado, el ser humano quiere hoy que lo acaricie y lo consienta un jabón suave y deliciosamente aromático que “ritualice” el baño, haciendo que se logre un encuentro y una conexión entre agua y cuerpo, pero en compañía de plantas y fragancias

El jabón, ese producto creado y perfeccionado para la higiene y el aseo personal es fácilmente posible en pasta sólida, líquido, crema o en polvo. Algunos historiadores dicen que su origen es italiano, más exactamente del Monte Sapo en donde era muy común el sacrificio de animales. Las quemas y las lluvias en ese vecindario de la antigua Roma, aseguran, llevaban una solución que descubrieron los esclavos al momento de lavar la ropa de sus amos y le atribuían a ese producto enormes propiedades para el lavado. Otros cronistas más aventurados les atribuyen el descubrimiento del jabón a los antiguos fenicios quienes habrían hecho tal hallazgo tras hervir grasa de cabra con agua y cenizas maderables que le daban forma a una pasta que con el tiempo fue viajando por el mundo hasta llegar al Mediterráneo y a Gran Bretaña.

En el siglo VII los árabes le dieron vida al jabón en pasta por el método de saponificación que consistía en hervir sosa caustica mezclada con grasa animal y aceites naturales. Después de muchos procesos e innovaciones, en 1791 el químico francés, Nicolás Leblanc, presenta un procedimiento para obtener carbonato de sodio a partir de sal marina, formula que simplificaba y reducía costos al proceso de obtención de la sosa.

Muy a pesar de su larga historia el jabón no para en sus innovaciones y por eso aparecen jabones artesanales y hechos sin compuestos químicos para garantizar buen trato a la piel y unos beneficios que tocan la espiritualidad ya que son elaborados con esencias especiales que son canalizadas de la madre naturaleza, tal y como lo hace la empresa jabonera Terragua.

 

Visto 261 veces