Domingo, 19 Mayo 2019 08:36

Gerfor, la mejor combinación: Una vida, un hombre, una empresa

Por

Muchas veces los logros, siendo superiores en el mundo cuantitativo, no superan las calidades humanas en ese otro universo cualitativo. Germán Forero encarna la manera humana y grata de erigir empresa.

En este contexto periodístico es fácil determinar que lo más complejo de una nota o un artículo es su arranque, su manera de encantar al lector con una noticia de alto impacto o maravillándolo con unas historias gratas de vida en torno a múltiples actividades. En esta ocasión me complace decir que Diariolaeconomia.com, tuvo el gran honor de compartir un inmejorable rato con el empresario, Germán Forero Rodríguez, el gran responsable del contundente éxito del grupo Gerfor, ese tan reconocido por la tecnología que ha desarrollado para los temas de agua y por un portafolio que bien supo darle la mano a la construcción.

El tiempo ha transcurrido de manera inexorable, con él vinieron alegrías, angustias, complicaciones, pero por encima de cualquier coyuntura, el tiempo en Germán Forero, fue sinónimo de visión, de mucha estrategia, innovación y una tozudez que bien supo acompañar con la fe y los valores, esos que aprendió en el seno de un bonito núcleo familiar. Al lado de todo ese compendio de verticalidad, supo de cumplimiento, valoró la honestidad y apostó por el orden así como por la disciplina, un factor clave en las metas que suele trazarse el ser humano.

Germán Forero, reconoce que fue inquieto desde muy joven en donde vio en los negocios la gran opción de trabajar, generando trabajo y ganando un dinero para asegurar futuro. En sus inicios empresariales el admirable empresario fue tocado por la gracia de Dios y demostró que 1.500 pesos podían multiplicarse como los panes y los peces. Hoy la empresa que fundó es toda una multinacional que arrancó comercializando productos de fundición como grifos en metal y válvulas.

Como a muchos que lograron los laureles en la vida, le tocó hacerse solo y a pulso, no supo delegar y siempre estuvo al frente de sus asuntos comerciales y empresariales. Forero pasó de la grifería al plástico y empezó a dar señales de enorme calidad en el manejo de aguas, fue así como en los complicados años ochenta, en la llamada década muerta o perdida, mientras el país sucumbía ante los embates de la violencia y los efectos de una economía caótica, este empresario juicioso y valioso siguió empujando sin mirar entornos y opta por incluir en su portafolio toda la gama de PVC que incluía tubería, y adhesivos para PVC. El tema no se quedó ahí, pues igual fue puesta en marcha la planta de cromado que fortaleció la oferta de productos de la compañía.

Aseguró el presidente de Gerfor, que logró sostenerse en tiempos de complejidad y afianzarse en los mismos gracias a un trabajo permanente pues estar 51 años al frente de una empresa es prácticamente vivir enamorado de ella o de una actividad que le permite a un empresario realizar cosas importantes en su existir, exigiéndole creatividad, constancia, sacrificio y mucho ímpetu por el crecimiento, y poner, desde luego, año tras año la vara más arriba.

“Hemos venido trabajando en desarrollo, materializamos productos, los hemos llevado al mercado y eso va generando satisfacciones que a la final es ese cúmulo de felicidad en donde se sintetiza la empresa, el tema es muy sencillo, habría que dar un poco de vueltas para saber que más complejidades hay”, precisó el señor Forero Rodríguez.

En una charla que estaba acompañada por la inmarcesible Sonora Matancera, y por la voz de Alberto Beltrán, haciendo inmortal esa especial pieza musical, “aunque me cueste la vida”, el emblemático industrial evocó los inicios de la empresa en 1967, una década más tranquila que al parecer le daba reposo a unos años de mucha convulsión que venían desde 1948, pasando por los lóbregos 50 y haciendo remembrar una herencia política de choque como lo fue la Guerra de los Mil Días y el inicio de un siglo marcado por la guerra y manchado de pecados.

En medio de rumores y análisis políticos que manaban los vetustos cafés en donde se daban cita los bogotanos, Forero dejó de lado esos momentos de camaradería para focalizar todo lo que sería su empresa que como se indicó, empezó con maletín en mano, haciendo distribución de productos de fundición y luego recuerda que empezó la evolución hasta lograr la puesta en marcha de la planta en 1972, paso importante que le permitió a Gerfor migrar al plástico y luego al PVC.

Hay que destacar que la firma ha logrado mantenerse en la fundición, pero como su presidente lo asegura, son procesos que llevan toda una vida. El asunto ha demandado tanto de la vida del respetable don Germán, que hoy no tiene tiempo para repetir la osadía.

Cuando el éxito llega como por dentro de un tubo

Forero tiene como característica su tenacidad y obstinación por la innovación, razón por la cual vive en función de mirar productos para optimizar el portafolio y así lanzar nuevos productos, nuevas soluciones y ofrecer muchas opciones que a final de cuentas, dice, es lo que ha hecho que sea fuerte y permanente en el mercado.

Con mucho orgullo afirma que no hay duda cuando la gente relaciona el manejo eficiente del agua con Gerfor por cuanto la empresa ha desarrollado varios productos que de alguna manera son innovadores y por eso la firma está trabajando en una solución llamada PVC Orientado clase 500, que tiene alta resistencia al impacto, alta resistencia mecánica y a la presión con unas paredes más delgadas que le permiten mucha más eficiencia.

Este producto, el tubo más resistente del mercado, es elaborado con la moderna tecnología de orientación molecular que permite ofrecer opciones de calidad y de máxima firmeza en sistemas de acueducto y riego. Por ser mucho más liviano el producto contribuye de manera importante con la reducción de la huella de carbono.

“Actualmente hay con Gerfor, dos empresas en Colombia que desarrollan productos con esta tecnología y en el mundo, que es bien grande, no hay más de ochenta”, apuntó el empresario.

El liderazgo de Gerfor no se da única y exclusivamente en Colombia sino en Latinoamérica ya que en la región hay tan solo cuatro transformadores de PVC en tubería, y si bien no es la más grande, lo cierto es que la empresa logró consolidar su importancia en 51 años hasta llegar a ser la segunda factoría en Colombia, es decir que se ha notado el trabajo y los lanzamientos vanguardistas.

A criterio del Germán Forero, la entrada de Gerfor al mercado, de alguna manera redundó en beneficio al consumidor porque con la oferta de la compañía se logró racionalizar el costo de los productos y hoy por hoy, es posible para la firma trabajar con utilidades excesivamente razonables.

Colombia, un país de autoconstrucción

Por múltiples razones en Colombia ha hecho carrera la autoconstrucción. Algunas personas consultadas por este medio aseguran que ese fenómeno bien puede explicarse por el método financiero para adquirir vivienda en donde las familias terminan pagando dos y tres veces el valor real del apartamento o casa. El tema pasa por el elevado nivel de las tasas de interés y por el marchitamiento del empleo y el ingreso. Ante este escenario en donde la Unidad de Poder Adquisitivo Constante, UPAC, terminó por espantar a muchos, la gente optó por adquirir un lote para hacer su casa a la medida y al presupuesto.

Sobre este hecho el presidente Gerfor, Germán Forero Rodríguez, indicó que Colombia se ha caracterizado también por ser un país de construcción muy informal y por ello las tasas mostraban que el 50 por ciento o más de la población estaban bajo esta condición.

A todo lo anterior hay que agregar que los momentos económicos y sociales fueron agudizando el problema porque el hijo que crecía en la casa del padre que había hecho su casa, contraía matrimonio y salía del hogar, pero ante escenarios de desempleo el recién casado, ya con la mujer embarazada, regresa al terruño, en donde se hacía necesario ampliar con más alcobas, baño y cocina. Todo eso y una cultura de autoconstrucción llevaron a esa informalidad.

Para Forero ese trabajo casi clandestino crecer porque no hay revisiones permanentes que permitan explorar salidas y ello explica por qué muchos trabajan sin pagar el IVA o de maneras no muy ortodoxas. De todas maneras hay en ese tipo de construcción una oferta y una demanda que se acomodan a ese tipo de necesidades que para el caso es una sociedad de mercado.

El tema del costo no es relevante para Gerfor, dejando claro que tiene opciones para la construcción, muy favorables y llenas de calidad. Apuntó que si bien hay empresas que fabrican productos que no cumplen con los requerimientos de las normas técnicas, llegan a unos nichos de mercado en donde posiblemente resultan útiles por un tiempo. El caso de Gerfor es totalmente distinto, especificó el empresario, porque la calidad es parte del credo de la firma.

“En este momento estamos orgullosos de un montaje que ya inició operaciones porque se trata de una empresa, posiblemente única en Latinoamérica con las tecnologías que estamos manejando para producir grifería metálica en línea para poder ampliar el radio de exportaciones a toda Centroamérica y a países a donde van otros productos de la casa como Chile, Bolivia, Ecuador y Perú”, puntualizó el empresario.

La empresa igual maneja portafolio para obras de infraestructura y para el tema de las carreteras, puso en oferta un tipo de geomembrana de muchísima calidad y ambientalmente amigable por cuanto mejora entornos y permite la repoblación de especies vegetales, haciendo que el concreto lanzado en las paredes de las colinas que bordean las montañas pasen a un plano inferior.

Otro frente en el que el grupo Gerfor está trabajando con mucha fuerza es el reciclado del PVC y del plástico, un trabajo que considera, la humanidad, así como suena, debe hacer. No en vano se habla de una huella de plástico en Hawái que tienen 1.5 millones de kilómetros cuadrados, quizás más grande que Colombia.

Un trabajo importante y fundamental en aras de formar o capacitar personas en trabajos de construcción es el que Gerfor adelanta con el Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA, entidad con la que la multinacional tiene un convenio que le ha llevado capacitación a más de 70.000 personas, básicamente en técnicas de hidráulico-sanitarias y en otras disciplinas. Lo anterior hace parte de un compromiso de Gerfor que entiende que hay que llevarles conocimiento y aprendizaje a los colombianos para que hagan su vida mucho más fácil.

Gerfor cuenta con cuatro aulas móviles que ruedan por cuatro regiones importantes como Bogotá y centro, Barranquilla y Costa Norte, Cali y región Pacífico como también Medellín que cubre Antioquia y el Eje Cafetero. Este tipo de ayuda a la comunidad está dentro de las políticas de responsabilidad empresarial de una industria que le apuesta a la inclusión y al tejido social.

Colombia, un país complejo para hacer empresa

Amigo de la institucionalidad y respetuoso por la ley, Germán Forero, dice que dentro de sus planes empresariales estaba ganar algo de dinero pues bien sabe que en ese entorno empresarial en ocasiones lo mejor es ganar algo, eso sí perder poco. Por su experiencia, la empresa ha encontrado las maneras de sobrevivir, buscando permanecer en el mercado sobre pilares de investigación, innovación y desarrollos, dentro de lo cual está la reutilización de equipos.

Por ser una multinacional la empresa recicla equipos, por así decirlo, en otros países y lleva tecnología para seguir en una dinámica que le permite a la empresa permanecer y ser sostenible.

“Esta es una empresa familiar y finalmente estamos todos convencidos que sacamos lo que necesitamos, teniendo muy presente que las empresas necesitan brindarle rentabilidad a sus inversionistas. Por fortuna los capitalistas aquí tienen lo necesario y están muy dispuestos a seguir haciendo empresa en beneficio de todos, incluyendo nuestros trabajadores, los colombianos y de los accionistas, de quienes nunca nos olvidamos”, manifestó el industrial.

Dentro de todo lo que se vive en el sector real de la economía, es claro para Gerfor que en Colombia hay buenos empresarios por su aguante, su creatividad y su acoplamiento. Los empresarios Colombianos, expresó Germán Forero, son lo de mostrar en Latinoamérica porque hay un semillero importante de empresas que vienen desarrollándose, haciendo las cosas con mucho ahínco y compromiso.

China, para mirar más no para asustar

La manufactura China tiene al mundo pensando porque no solamente maneja bajos costos sino que logró inundar el planeta con productos de todo tipo. Ante ésta realidad que forma parte de esas reglas de juego trazadas dentro del libre comercio, Gerfor estimó que la base de todo es calidad y ante ese escenario la nueva planta de grifería, perfectamente puede competir con los chinos.

Dijo que hay que entender que para los chinos lo importante es el elevado volumen, tema que no es igual para centro y Suramérica, con la ventaja que en la región se habla español y no en mandarín o cualquier otro dialecto del país asiático, aspecto que facilita las cosas de manera considerable.

“Hemos entendido esas ventajas que tenemos y las trabajamos es por eso la importancia de nuestra nueva planta que cuenta con tecnología de alto nivel mundial”, dijo.

En alguna ocasión Germán Forero estuvo en viaje de negocios en Taiwán y es por ello que con las nuevas inversiones no descarta poner producto Gerfor en China porque tiene como competir, entre otras cosas porque lleva un respaldo que le puede garantizar éxito, calidad y variedad.

De cara a fomentar la empresa en Colombia en donde haya eficiencia y estímulos para que ese parque empresarial crezca, es determinante fomentar una política de estado para la industria en donde se dé toda la estabilidad jurídica, es decir que lo que se dice se dijo, sin cambios fortuitos de última hora.

El empresario consideró entre otras cosas que hay una problemática laboral que amerita una mirada así como una tributaria que debe revisarse, de tal manera que haciendo unos ajustes, podrán irse superando algunos escollos para darle impulso y fuerza a la Colombia empresarial, tan eficiente, creativa, innovadora y capaz.

El grupo exporta con mucha dinámica a Suramérica y Centroamérica, genera empleo par más de mil personas en Colombia y frente a su plan de expansión hay metas e iniciativas que van dándose en la medida que los mercados lo permitan. Un trabajo considerado perentorio es el montaje de un nuevo software, que si bien es complejo, amerita una inversión en ese capítulo tecnológico. Gerfor está haciendo inversiones supremamente importantes en Guatemala, en el Perú y en Colombia.

Un frente que no descuida Gerfor es el rural puesto que fabrica tuberías, riego y una serie de postes en PVC 100 por ciento reciclado que reemplazarán los que usa la ganadería y otros sectores productivos del campo en madera, salvando árboles y mejorando el medio ambiente.

Otra muestra de responsabilidad ambiental fue el montaje de iluminación LED de Gerfor lo cual tiene un efecto importante en la Colombia verde que todos anhelan y quieren, la cual es posible con los ejemplos que logren dar desde la empresa tal y como lo hace la firma colombiana.

A Germán Forero, le genera optimismo la gente colombiana, la disposición por hacer muchas cosas, aparte de una fuerza tricolor que el colombiano de manera inherente lleva muy adentro, esa cualidad, en opinión del presidente de Gerfor, hará que el país salga adelante, advirtiendo que hay cosas por corregir y que de darse le permitirán a la nación seguir construyendo.

Un temor, dice jocosamente el exitoso empresario, es que lo llamen a jugar golf al cielo, mientras tanto sigue disfrutando de la gastronomía colombiana que asegura es muy buena por la variedad, pero urgida de que se le hagan mercadeo. Este colombiano ejemplar y digno de replicar en los proyectos empresariales es no solamente el fundador de un imperio industrial, es un hombre sencillo, alegre y de calidades humanas exorbitantes que no deja de sonreír o de regalar buen ánimo, ese prendado de la salsa tanto de la vieja guardia como de los nuevos tiempos sigue trabajando con la satisfacción de trabajar por un propósito, por la humanidad y por un país que asegura crecerá y progresará porque hay condiciones y gente para lograrlo.

Este es Germán Forero Rodríguez, el presidente del Grupo Gerfor, una empresa multinacional con capital totalmente colombiano. Esta empresa de encomiable dinámica maneja líneas de tubosistemas, tejas, grifería y geotextiles. El compromiso desde su empresa le significó a Forero la orden del Congreso de la República en el grado de Caballero. El Presidente de Gerfor fue merecidamente elegido el empresario del año. Recientemente la empresa obtuvo la máxima condecoración de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, Acodal. Igual mereció reconocimientos de la Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol, y otros que lo ubican como todo un paradigma de producción sostenible.

Visto 2066 veces