Sábado, 25 Mayo 2019 00:03

Ferrari Crane, cuando lo que importa es el desarrollo

Por

Esta importadora ha resultado clave en el crecimiento de sectores muy dinámicos como el petróleo y la agricultura. Aparte de Colombia, la firma cuenta con sedes en Venezuela, Panamá e Italia, la casa matriz.

En Colombia opera una importadora de soluciones para diversos sectores de la economía que logró afianzarse en poco tiempo gracias a la calidad de marcas que comercializa y a los empresarios que asiste.

Se trata de Ferrari Crane, una compañía comercial de capital extranjero que involucra inversionistas de Italia y Venezuela. La empresa está orientada al desarrollo de servicios integrales en el área de sistemas de izamiento en el sector industrial y comercial de países estratégicos en la región como Colombia, Venezuela y Panamá. La firma aparte de brindar los mejores equipos, cuenta con un portafolio muy fuerte en productos y servicios así como de soporte técnico.

Cabe agregar que el grupo garantiza repuestos de la más elevada certificación de calidad, respaldada con norma ISO 9001 que fuera alcanzada por la firma OMFB. De igual manera la empresa es conocida y muy acreditada por los suministros de productos oleo dinámicos y oferta de accesorios de compañías tan sólidas como Difast y Penta, líderes absolutos en el mercado mundial.

La afamada Ferrari Crane, desarrolla la línea de grúas hidráulicas en los tamaños y modelos que demande la industria y el comercio en Colombia así como en otras latitudes ya que la firma garantiza continuidad en el mantenimiento de los equipos pues la idea es que los constructores o empresarios del ramo que sea, cuenten con un desempeño inmejorable a través del tiempo y el espacio.

Ferrari Crane implementa también el mantenimiento e instalación de sistemas hidráulicos en camiones, volquetas, equipos de gancho, carros de socorro, camiones cisterna, compactadoras de basura y ofrece la opción de la quinta rueda como también gatos hidráulicos. Como si fuera poco, Ferrari Crane brinda soluciones de plataformas con diseños funcionales de muy buenos acabados y una completa línea de accesorios indispensables en la operación de este tipo de equipos industriales.

Descendimos con Valeria, mi productora, del primer vuelo que salió de Bogotá a Barranquilla. La mañana en la “Puerta de oro de Colombia” estaba totalmente despejada y el sol ya hacía presa de quienes bajaban a tierras costeñas procedentes de las alturas y climas fríos de esa altiva cordillera oriental. Al tomar el taxi a las afueras del aeropuerto Ernesto Cortissoz, diseñamos el plano, había que tomar la carretera de La Cordialidad en el kilómetro dos hasta llegar al Parque Industrial Ferrari Park, ubicado en el vecino municipio de Galapa, un emblema más del departamento de Atlántico.

Bajo la comodidad que brinda el aire acondicionado y con un ameno escenario de inversión y apuesta por el progreso de Colombia, Diariolaeconomia.com, habló con el Director Comercial de Ferrari Crane, Marcello Dicembre, quien indicó que la firma cuenta con una infraestructura para sus operaciones de 20.000 metros cuadrados, espacio amplio para darle manejo a los diferentes tipos de equipos. Anotó que la firma vende equipos que generalmente son aplicaciones para montar en los camiones que se desempeñan en el sector eléctrico, de recolección de basuras, de la construcción, minería y el mismo sector petrolero, gracias a un amplio portafolio que va desde brazos articulados muy usados en la edificación y la industria petrolera hasta compactadores también para chatarra.

El vocero precisó que Ferrari Crane es distribuidor de varias marcas italianas como Italev, Dhollandia, Ingeniería Bonfiglioli, OMEB, Penta, Hydro Metal, Ferrari Int 2, Difast y otras de mucho reconocimiento en el mercado internacional.

“Nosotros no somos una fabricante de carrocería común que hace furgones o estaca, en nuestro portafolio tan solo hay equipos especiales con características hidráulicas. La idea es llevarle una solución al cliente altamente especializada y acorde a sus necesidades”, expuso el señor Dicembre.

No es exagerado anotar que los equipos que distribuye y comercializa este grupo Italo-venezolano dan una mano importante en productividad, competitividad y buenas prácticas industriales en vista que están dotados de calidad y tecnología, haciendo que el trabajo sea mucho más eficaz y con altos estándares de rendimiento.

El grupo Ferrari Crane lleva tan solo cuatro años en Colombia, pero como conglomerado acredita 22 años de experiencia lo cual les permitió hacer inversiones en Panamá, Venezuela y Colombia, sin dejar de lado todo lo hecho en Italia en donde queda la sede principal. Uno de los valores agregados de la empresa es que ofrece servicio técnico en la posventa y es por eso que la firma cuenta con 1.500 metros cuadrados de stock en repuestos porque precisamente eso hace parte de las políticas de Ferrari Crane, vender equipo, pero garantizando funcionalidad, confiabilidad y atención a los mecanismos vendidos lo cual necesariamente incluye partes y los obligados repuestos.

La empresa igual cuenta con un rápido tiempo de respuesta y un servicio técnico a nivel nacional que coordina el departamento de posventa con el fin de dar soluciones eficientes y con celeridad. Aparte de los países en donde hay sede en la región, hay ventas en otros países como El Salvador, Ecuador, Argentina y Chile que operan como distribuidores.

Dicembre apuntó que si bien hoy la empresa crece y prospera en Barranquilla, la primera piedra se puso en Bogotá en donde se hicieron los registros y todo lo atinente a matrículas y aspectos legales. Después de un año de trabajo que implicó explorar alternativas funcionales para la empresa, y teniendo que en cuenta que la firma trabaja con monturas importadas y que la mayoría de esos chasises llegan por los puertos de Santa Marta y Cartagena, lo ideal y estratégico era pensar en la capital del Atlántico porque allí era más fácil hacer los montajes y distribuirlos por todo el país.

Otro factor que ayudó a decidir la enorme sede de Ferrari Crane EN Barranquilla fue la oportunidad que brindaba la ciudad en costos como por ejemplo mano de obra y unos terrenos y una construcción con números más cómodos a la hora de invertir. Tanto la ciudad como el departamento dieron garantías y por ello la empresa crece y le apunta a mayores dinámicas en una zona altamente prospectiva y clave para el comercio.

Actualmente la firma está haciendo todos los análisis para abrir una sucursal en Bogotá porque ve la capital es un punto muy importante para la empresa por su mercado y por las regiones que la rodean, lo cual puede facilitar negocios y aspectos logísticos. Uno de los motivos para llegar a Bogotá es el cultivo de palma de aceite con destino a biodiesel en regiones aledañas como el Meta y la llanura que concentra cultivos y agroindustria de grueso calibre tal y como pasa en Santander.

Como muchos han señalado en este medio, Colombia es un país muy estratégico en donde todo debería funcionar como un relojito, pero lamentablemente hay problemas muy de vieja data que conviven con los estados y es la burocracia, aspecto tan terrible en las industrias que importan bienes y servicios porque mientras en otro país de la región una entrega luego de hecha la venta tarda 45 días, en Colombia la demora puede alcanzar los seis meses y todo por temas bancarios, de homologaciones, papeleo y otras diligencias que resultan fatales.

“En Colombia tenemos un tiempo de homologación de 45 días desde que la radicamos hasta que el gobierno nos la entrega y la verdad ese tiempo es fatal para nosotros porque 45 días es un desastre y una situación de comercio que no tiene presentación en un país que urge de dinamizar las inversiones y la llegada de nuevos agentes empresariales”, sostuvo Marcello Dicembre.

Como si fuera poco, hay unos problemas con las importaciones que suelen ser demoradas en Colombia y todo porque no hay un sistema de información permanente sobre las empresas que operan y los productos que internan al país. El tema es más que traumático porque siempre faltará o sobrará un punto, una coma o cualquier mínimo detalle que vuelve máximo problema importar maquinaria, equipos o bienes de capital.

El tema es muy apremiante porque hay contenedores que duran hasta treinta días en el puerto, tiempo en el que los costos se disparan porque hay que pagar depósito, maniobra y las inspecciones que a bien tengan las autoridades aduaneras. Todo ese cúmulo de detalles hace que las empresas reporten afectación y falta de dinámica de quienes hacen que un país sea muy atractivo o muy lamentable.

Esas demoras de los contenedores pueden experimentar un sobrecosto del siete y el ocho por ciento que al final de la operación lo asume el consumidor final lo cual no es justo ni pertinente porque el tema se presta para que haya mayor inflación. Según Dicembre. Ferrari Crane está diseñada para que a final de mes el ejercicio arroje un cuatro por ciento de utilidad neta, pero si hay un siete por ciento de pérdida en un contenedor, al final es perentorio ajustar los precios y eso pasa en todos los países en donde la eficiencia no acompaña los procesos aduaneros.

“Hacer empresa en Colombia es difícil y muy complicado, yo pensaba que el país más burocrático del mundo era Italia, pero no, ese honor le corresponde a Colombia en donde la burocracia es tres veces superior a la italiana. Nosotros tenemos operaciones en Panamá y allá todo es funcional, rápido, sencillo y eficiente, en ese país da gusto hacer negocios porque hay dinámica y soluciones además porque Panamá tiene un impuesto al valor agregado IVA de tan solo el siete por ciento cuando en Colombia es del 19 por ciento, un gravamen que resta competitividad”, dijo Dicembre.

Expresan muchos que comparar es de muy mal gusto, pero en ocasiones es necesario hacerlo para corregir pues una homologación en Panamá tarda entre cuatro o cinco días como máximo lo cual es muy inferior a los 45 días de Colombia lo cual no se compadece con las necesidades del país.

Un tema que a criterio del Director Comercial de Ferrari Crane, debe revisarse para mejorar inversiones, crecimiento, empleo y desarrollo, es el impositivo porque las empresas en Colombia, del tamaño que sean resultan siendo socias del gobierno porque las utilidades deben ser repartidas en un porcentaje muy alto. El tema es que cuando hay ganancias debe haber aportes importantes al fisco, pero cuando llegan las pérdidas el asunto es complejo porque esa situación la asume por completo el empresario.

El llamado a mejorar y a dinamizar la economía con impuestos más competitivos y con compras mucho más óptimas no es para nada de poca monta a causa de que muchos empresarios están saliendo de Colombia y llegando a unos destinos mucho más económicos en la parte tributaria, con menores trabas en lo operativo y con toda la rentabilidad asegurada pues son estados que no admiten precariedad o mal trato para quienes generan riqueza, empleo y proyección.

La empresa genera noventa empleos y proyecta vincular más personal porque tiene un crecimiento muy alto con todo y que es una firma nueva. En los próximos dos o tres años, Ferrari Crane seguirá creciendo en el mercado y eso conllevará a mejorar la oferta de puestos de trabajo.

De momento la empresa sigue creyendo en Colombia, un país en el que ven un tremendo potencial y pese a que se trata de una compañía pequeña no descarta abrir otra sede en tierra colombiana, pero después de hacer los análisis correspondientes para que la inversión no sea un fracaso.

Este hombre de negocios nacido en la bella Siracusa, Italia, ha dedicado buena parte de su vida a Latinoamérica y el Caribe pues no en vano ha adelantado gestión empresarial en Venezuela y Panamá sin dejar de lado Colombia, su sede actual. Con todo y el apego que tiene por el Caribe y los países andinos, Dicembre sigue con su mente en la costa occidental de Sicilia en ese Mediterráneo agradable, cultural y lleno de historia.

“Italia, hoy por hoy, es el mejor ejemplo de industrialización sobretodo en la parte de industria y metalmecánica que es en la que estamos nosotros. Sin duda alguna de Italia hay mucho que aprender porque ese país supo caminar por senderos de desarrollo, aprovechando la mecanización, la tecnología y todo el entorno digital”, explicó Dicembre.

El empresario dijo que contrario a lo que sucede en Panamá que tiene un TLC firmado con Europa, en Colombia aún no se ve la rebaja de aranceles pese a que en mayo de 2010 terminó la negociación del acuerdo de libre comercio entre Colombia y la Unión Europea el cual contempla la eliminación arancelaria para bienes de capital y materias primas, inicialmente para el 65 por ciento de los productos, un 20 por ciento a cinco años y el resto de bienes a siete y diez años.

De todas maneras la importación de maquinaria y equipo a Colombia sobre el papel es un asunto fácil y con el tiempo las empresas tendrán que mirar, con los diez años cumplidos del inicio del acuerdo o de su vigencia, qué productos o soluciones tendrán menor impacto en los costes de adquisición.

Un tema no podía quedar por fuera de la charla y fue el impacto de Odebrecht que en opinión de Marcello Dicembre afectó a toda América Latina porque puso un manto oscuro en la región, haciendo complicado hacer negocios por la estela que dejó el sonado caso.

“Este tema ha frenado inversión y ha dañado negociaciones pues no vasta sino ver cuantas concesiones están hoy paralizadas por el tema de Odebrecht y el de la corrupción. Lamentablemente ese es un cáncer que hay en todo el mundo salvo en algunos países que adoptaron medidas drásticas como Singapur. Lo único cierto es que un país debe ser extremadamente estricto para que pueda crecer y progresar pues la corrupción acaba empresas y naciones sin ningún tipo de piedad”, señaló el Director Comercial de Ferrari Crane.

No sobra recordar que Ferrari Crane importa equipo en un noventa por ciento de Italia y otro porcentaje de Turquía. En su portafolio está todo lo relacionado con grúas, volquetas, carrocerías, hidroelevadores, ganchos, recolectores de residuos, remolques, equipos para concreto y oficinas modulares, como quien dice, una firma que tiene todas las soluciones y las garantías.

Al término de la plática fue muy grato escuchar los agradecimientos que tiene la firma con Colombia porque acogió de la mejor manera a una empresa que tan solo tiene un objetivo, crecer de la mano de los colombianos y aportar en el desarrollo pues lleva soluciones integrales a la minería, a los hidrocarburos, al agro y a la construcción.

“Como italiano tengo que decirle que si bien he vivido en varios países, la experiencia de Colombia ha dejado una huella más que amable pues aquí me siento como en mi propia casa y eso es muy importante. Si bien hay problemas como en todo país, igual hay gente muy buena, trabajadores demasiado comprometidos y unos funcionarios públicos que marcan la diferencia, no todo es crítica, yo estoy convencido que Colombia tiene todo para ser un gran país, no me cabe la mínima duda y no me canso de reiterar mis agradecimientos porque aquí llegamos y la puerta estaba abierta”, concluyó Marcello Dicembre, un hombre que arribó a Barranquilla, no a sumar sino a multiplicar y a fe que lo está logrando.

Al salir para el hotel Ibis en el norte de “Curramba” pudimos ver el tremendo desarrollo, no solamente de Barranquilla sino de zonas vitales del departamento de Atlántico como Soledad, Malambo y Galapa, es indiscutible que esta región está llamada a seguir creciendo pues es una zona totalmente hecha para el comercio internacional que se articula con las otras dos perlas del Caribe.

Resultó igual grato transitar por la perenne autopista de la Cordialidad y entrar por unas vías pavimentadas que conducen a parques industriales y a zonas de dinámica comercial, razón más que suficiente para concluir el por qué todo el mundo está mirando a Barranquilla.

 

 

Visto 1298 veces