Domingo, 28 Junio 2015 08:19

En medio de impuestos y devaluación, el fútbol es buen negocio: Pastrana

Por

Santa Fe es paradigma de cómo hacer las cosas bien y eso se reflejó en el último estudio de la Supersociedades que lo deja como una de los equipos más robustos en musculatura financiera. Muy cerca estuvo Azerbaijan.

El país futbolero y los clubes cómo empresa quedaron muy satisfechos con el último informe de la Superintendencia de Sociedades que da cuenta que los 36 clubes registraron ingresos operacionales por 355.863 millones de pesos. Los activos según la entidad sumaron 452.933 millones de pesos, el pasivo 263.406 millones y el patrimonio 189.528 millones de pesos.

La entidad informó que a 31 de diciembre de 2014 los equipos canalizaron ingresos operacionales por valor de 355.863 millones de pesos, lo que significa un aumento del 18.9 por ciento frente al ejercicio de 2013.

Dentro de los equipos o empresas analizadas por la Supersociedades, Atlético Nacional, Independiente Santa Fe, Azul y Blanco, Junior y deportivo Cali reportan una participación del 55 por ciento en el total de los ingresos operacionales.

Lo anterior demuestra que sin duda alguna la tarea se viene haciendo bien y que hubo unas sinergias que fueron determinantes en la mejoría de las cifras del fútbol. Se puede decir que los derechos de televisión, las taquillas y las participaciones internacionales les dieron a los equipos mayores recursos, sin dejar de reconocer los esfuerzos en contrataciones y en la armada de equipos competitivos.

Para abordar con más precisión este tema, Diariolaeconomia.com habló con el presidente de Independiente Santa Fe, Cesar Pastrana Guzmán, quien goza de un prestigio bien ganado al calificarse su desempeño en donde no solo sacó al equipo rojo de la capital del limbo financiero sino que lo encumbró en los más alto del rentado nacional con títulos y buen fútbol, escenario afortunado que trascendió por el continente y el mundo. Se puede decir sin temor a equivocaciones que Independiente Santa Fe aportó de manera importante a la marca región y al prestigio del fútbol bogotano y nacional con sus participaciones internacionales como la Copa Libertadores de América.

Pastrana afirmó que el balance de la Superintendencia es muy positivo porque es una demostración clara que muy útil fue la puerta que abrió el gobierno y que le dio posibilidades a los equipos que fueron corporaciones sin ánimo de lucro para transformarse en sociedades anónimas.

“Al principio, como dirigente, pensaba de manera escéptica y con algo de resistencia porque al dar el paso a sociedad anónima venía el tema impositivo y las enormes cargas que acarrea el erigir empresa. Definitivamente manejar el fútbol como una sociedad limitada, como una en comandita o como cualquier figura asociativa era clave y para el caso de Santa Fe la sociedad anónima ha sido de mucho beneficio como para la mayoría de los equipos”, declaró el señor Pastrana.

Está transformación, dijo, con el tiempo será muy positiva para el fútbol colombiano.

El fútbol es un buen negocio

Para el presidente de Independiente Santa Fe, el fútbol es un muy buen negocio y por eso consideró que las empresas del fútbol hay que manejarlas como tal, lo cual ha quedado demostrado cuando se aplican parámetros empresariales en donde impera el orden y se acatan las reglas estatales que finalmente redundan en utilidades y en rentabilidad.

Consideró que el fútbol como empresa es un negocio atípico porque es un sector en donde se manejan sentimientos y pasiones, pero que de la mano de la parte deportiva, la parte económica se ve bastante beneficiada por los números que se manejan, por las transferencias, por los patrocinios, las taquillas, el marketing y otros frentes que implican ingresos.

“En Santa Fe nos sentimos muy bien porque ya llevamos un par de años dando utilidades generosas y el futuro es halagüeño”.

Como el pasado y la historia son temas que no se pueden obviar para no repetir y por el contrario corregir y mejorar, Pastrana dijo que después de tener un Independiente Santafe inmerso en la ley 550 de 1999 empezó a cumplir con el mandato de dicha legislación que invitaba a la reactivación empresarial y es por eso que hoy ve otra luz, siendo una empresa totalmente diferente, sólida y con bases fuertes en el sentido que hay buenos resultados económicos en los últimos años.

La globalización y TLC en el once ideal

Sobre los asuntos de moda y que en términos económicos tienen que ver con la internacionalización de los mercados y los TLC, Pastrana Guzmán dijo que estos temas no son lejanos del fútbol porque los equipos son empresas y hacen negocios con otras.

En México, con la puesta en marcha del NAFTA, la economía tomó otro rumbo y otra dinámica, fortaleciendo a muchas factorías y canalizando inversión, esas fortalezas de los acuerdos comerciales del país azteca indexaron las cifras del fútbol y tal suerte puede correr el fútbol colombiano.

Pastrana dijo que indudablemente los TLC traerán más inversión extranjera y muchas más corporaciones que le querrán dar más posicionamiento a sus marcas y a sus nombres lo cual se traduce en mayor revolución económica en el deporte y puntualmente en el fútbol que por ser una disciplina de masas recibirá más patrocinios y apoyos.

“Todos lo sabemos, el fútbol es una pasión muy grande y detrás de este deporte hay marcas muy importantes que son seguidas por miles y miles de personas, por millones en Colombia y en el mundo. La llegada de esa inversión extranjera será para nosotros y para otros clubes, la gran posibilidad de seguir creciendo en el fútbol colombiano”, aseveró el presidente de Santa Fe.

La clave del éxito está en las ligas menores

Más que nadie, Cesar Pastrana sabe de la importancia de las divisiones menores del fútbol en Colombia por venir precisamente de la rama aficionada. Durante varios años este dirigente fue presidente de la Liga de Fútbol de Bogotá y por ello conoce en detalle las falencias y las dificultades que se manejan a nivel de la base o de la semilla en el balompié.

“Categoría por categoría son muchas las dificultades que tienen los clubes aficionados para poder tener a los niños compitiendo lo cual es un problema si se tiene en cuenta que las bases menores son en definitiva el activo de un club porque es allí en donde está todo el futuro económico y deportivo de un equipo, el ejemplo más claro actualmente es el Deportivo Cali que con bases menores consiguió el título y por ende acumulará unos dividendos muy importantes con la venta de jugadores al exterior porque tiene entre cuatro o cinco jugadores que serán pedidos en el fútbol del extranjero”, comentó.

En el caso de Santa Fe, Pastrana dijo que por las dificultades que tuvo el equipo, a la dirigencia le tocó echar mano de las divisiones menores y con esa apuesta se logró el campeonato de 2012 con siete canteranos con lo cual el equipo conjuró el hechizo de la adversidad y sequía de logros que duró 37 años.

Si bien el equipo cardenal le imprime importancia y relieve a la cantera, por los torneos internacionales como la Copa Libertadores y por esa buena costumbre de ver al equipo ganador y campeón (Copa Colombia 2009, Liga 2012, 2013 Superliga, 2014 Liga y nuevamente Superliga 2015) hay negocios que se hacen por el calibre de los compromisos o retos deportivos, sin embargo dentro de la política del club está el darle la oportunidad a los nuevos valores del equipo y por eso con el nuevo técnico habrá más opciones para los talentos formados en la casa.

Según el directivo, hay conciencia de lo que pide el hincha, de las grandes contrataciones, pero también hay esa misma conciencia al interior del equipo por su inversión y por el derecho que tienen los nuevos en figurar, en aportarle al equipo y salir al mercado internacional si se dan las oportunidades de venta.

“En el caso nuestro hay unos jugadores que vienen subiendo y que serán tenidos en cuenta por el profesor, Gerardo Pelusso, quién les vio mucha posibilidad de llegar. Indudablemente los canteranos y las divisiones menores son el futuro de Santa Fe y de muchos equipos. Hay que apostarle a eso, hay que hacer un esfuerzo colectivo para que no solo haya apoyo en los clubes y en las divisiones menores sino en las ligas regionales que es en donde se forman los jugadores. Ahí tiene que llegar el marketing y el apoyo del gobierno a través de Coldeportes para inyectarle recursos y darle un impulso a los torneos en donde emergen las nuevas figuras”, expresó, César Pastrana.

Los coqueteos del capital extranjero al “León”

En opinión del presidente de Independiente Santa Fe, lo bueno que le pasa a Colombia como país le pasa al equipo que bien se ha mostrado en el entorno internacional. No descarta la llegada de capitales asiáticos que ven en América Latina un potencial económico, un importante abastecedor de recursos y claro está de fútbol y espectáculo.

Reveló en este medio que Santa Fe estuvo muy cerca de que Azerbaijan, que patrocina al Atlético de Madrid, patrocinara al rojo capitalino. Expuso que esa era una economía que quería venir y que tenía dentro de sus planes entrar fuertemente a Suramérica a través de Colombia.

“Hicieron un estudio, incluso el embajador estuvo con nosotros en el club varios días mirando y analizando con sus asesores, la verdad había un interés muy grande. En esa posibilidad no solo estaba Independiente Santa Fe, también el Junior, esos eran los equipos en los que Azerbaijan quería invertir”, apuntó.

En el caso de Santa Fe, Pastrana explicó que por los trámites todo se enredó y fue cuando llegó la marca Huawei, también de la otra orilla del mundo, ratificando que esas grandes marcas quieren pautar, quieren consolidarse y ganar mercado. “La verdad Huawei está muy contento con nosotros al igual que Honda y le reitero, Azerbaijan quería estar en el fútbol colombiano”.

Sobre esa propuesta e intención bienvenida, el presidente del club sostuvo que no sabe si más adelante Azerbaijan seguirá trabajando en eso, pero consideró el hecho como muy importante toda vez que la eventual llegada de esa parte del mundo a Colombia es sinónimo de inversión, de mejores escenarios y del crecimiento de los clubes.

Santa Fe, un club que respetan

Es innegable que a Independiente Santa Fe llegó, no solamente un hombre inteligente, capaz, honesto y tozudo, sino un buen ser humano que le entró al grupo de jugadores, a la gente a la hinchada y a los medios de comunicación de Colombia y del continente.

César Pastrana dice que sus logros están cimentados en el trabajo de sus antecesores, de la administración y de una Junta Directiva que ayuda a empujar. “Hoy Santa Fe es un equipo reconocido internacionalmente. Me llena de orgullo cuando en Brasil o en Argentina, mecas del fútbol internacional, nos reconocen, nos esperan para saber más de nosotros y en donde el público llena el estadio porque su equipo juega contra Santa Fe, eso lo hemos venidos ganando de años atrás por la participación en torneos internacionales”.

Con la nostalgia de no poder pasar a la semifinal de la Libertadores por falta de un gol, Pastrana dijo que es optimista por el devenir del equipo en el rentado nacional y en la Copa Suramericana en donde tiene la convicción que el equipo bogotano será protagonista.

Dijo que la idea es seguir en el ámbito internacional porque los dineros que llegan de la Conmebol son generosos y muy oportunos para desarrollar proyectos deportivos.

La tributaria, una disyuntiva

Para el presidente de Independiente Santa Fe, la reforma tributaria es un tema que debe asumir el club porque son decisiones del gobierno de cara a mejorar su recaudo y aumentar las arcas estatales. Afirmó que por ser una empresa, a Santa Fe le tocan el bolsillo y ello conlleva a hacer ajustes para acoplarse y acomodarse a la normativa. “Nosotros hasta el momento no hemos tenido dificultad, pero la parte impositiva es generosa, importante y un rubro en el que se nos va dinero importante para cumplir con el fisco, no solo a nivel nacional en lo que tiene que ver con DIAN, sino a nivel de Distrito que es bien importante”.

Pastrana manifestó que en Bogotá por cada peso de taquilla o venta de boletería para un partido, cerca del 50 por ciento se queda en obligaciones impositivas, es decir en tributos y logística. Por eso es que los estadios totalmente llenos no garantizan una gran utilidad, pero los equipos se han acomodado y han hecho el trámite de corporaciones a sociedades anónimas, pero de todas maneras hay satisfacción porque el ejercicio ha resultado importante y las arcas se han incrementado. En este momento Independiente Santa Fe está implementando la norma ISO para llegar a la excelencia en la parte administrativa y garantizar crecimiento y beneficios del club de cara al futuro.

Asunto FIFA no afecta negocios en Colombia

El bochornoso escándalo que sacudió a las altas esferas del Fútbol Asociado y que dejó en la picota pública a las directivas de la FIFA fue también tema de análisis en esta entrevista. En principio los negocios del fútbol en Colombia no se ven trastocados o amenazados, pero el contexto invita a reflexionar.

Pastrana dijo que el tema es espinoso, delicado, difícil y que tomó por sorpresa a todos los empresarios y encargados del fútbol en el mundo. Agregó que en este tema todo está por venir y es por eso que consideró mejor esperar a ver qué nuevo acontece. De todas maneras no descartó líos a futuro porque sobre el escándalo el mundo seguirá hablando y especulando por lo que si habría un perjuicio para algunos negocios que se verían afectados en otras latitudes y muchas cosas quedarían pendientes.

“En el tema de Colombia, confío plenamente en la Federación, confío plenamente en el Comité Ejecutivo, en cabeza de Luis Bedoya, sé que nada tiene que ver, este es un tema más internacional y de personas que tienen el manejo FIFA y de algunas entidades como la Conmebol y asociaciones como la AFA y entes del fútbol mundial. Estoy seguro que en Colombia no tendremos ninguna dificultad, las preocupaciones están por fuera”, sustentó Pastrana.

Bien la economía, bien la selección

Sobre el crecimiento de la economía colombiana y el manejo que las autoridades económicas le han dado al país, el directivo dijo que ahora no se vive solo del patrocinio de Bavaria sino de un relicario de empresas y marcas que robustecen las arcas de la selección nacional de Fútbol.

Añadió que al igual que las empresas en el fútbol debe haber renovación y después de lo visto en Chile en la Copa América, lo mejor es ir renovando paulatinamente, con base en las figuras de talla internacional, pero sin descuidar el entorno porque en Colombia hay un fútbol competitivo y hay jugadores de gran talla y rendimiento en equipos como Nacional, Cali, Santa Fe y otros clubes colombianos que merecen una oportunidad en la selección.

La devaluación, qué dolor de cabeza

Uno de los aspectos que juega un papel definitivo en el fútbol es la tasa de cambio y Santa Fe y los demás equipos se han visto fuertemente afectados por la situación de devaluación porque a la hora de comprar en divisa hay que pagar más pesos por dólar.

“Cuando vendemos es muy bueno, pero cuando salimos a comprar, el asunto cambiario es una limitante. La tasa representativa del mercado tal y como está en la actualidad es para nosotros mortal”, expresó, Pastrana Guzmán.

La realidad de Santa Fe es muy afortunada y por eso mucha razón tiene su presidente cuando afirma que el “Rojo” es el mejor equipo estructurado o armado línea por línea. Tan cierto es que Medellín puso 2.3 millones de dólares para llevarse a Torres y a Arias, negocio que no prosperó por la prioridad del proyecto deportivo. En el diálogo dijo que el club hizo un esfuerzo grande por sostener a Morelos, jugador que pretendían Medellín, Nacional y Junior.

“El esfuerzo por mantener la nómina fue grande porque varios jugadores estaban en la mira de otros equipos, por ejemplo a Armando Vargas lo quería el Junior que salió de Macnelly Torres y a Yulián Anchico lo quiere llevar Nacional. En este momento estoy buscando un delantero fuerte, de peso, pero no hay uno en el mercado disponible, y no puedo contratar por contratar, debe ser un refuerzo y los buenos que tengo equivalen a cifras grandísimas”, indicó.

Pastrana explicó que por un préstamo de 200.000 dólares hay que desembolsar por lo menos 550 millones de pesos, más un salario de 40.000 dólares que pueden ser 70 u 80 millones de pesos mensuales.

El equipo mantiene la base, trabaja fuertemente y la búsqueda es por un nueve neto, que venga a romperla en el conjunto albirrojo de Bogotá.

Las metas de Santa Fe son ambiciosas y el club sigue trabajando para eso porque de manera paralela piensa en nuevos títulos, pero de igual manera en adquirir activos que le den confort a los futbolistas y en construir un estadio propio, aspecto en el que se trabaja pese a la dificultad que surge por la escasez de suelo disponible en Bogotá. “Seguimos mirando, pero por lo pronto tenemos una sede administrativa, una linda y amplia sede deportiva y seguimos adelantando todo lo atinente al complejo deportivo que está a firmas para poder empezar las obras. Contamos con un bus de elite y vamos poco a poco mejorando, pero pensando en ganar muchos más títulos, eso sería una bendición”.

El club Independiente Santa Fe fue fundado el 28 de febrero de 1941 en el centro de Bogotá al amparo del tradicional café Rhin que quedaba justo en frente del café Pasaje, hoy vivo.

Independiente Santa Fe nació tras la iniciativa de varios estudiantes de la universidad del Rosario y la idea prosperó hasta convertirlo en el primer campeón del fútbol colombiano, título que obtuvo en 1948. En ligas nacionales suma ocho campeonatos y su desempeño le valió el reconocimiento en 2014 por parte de la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol de entrar entre los diez mejores equipos del mundo, un segundo lugar en Suramérica y obviamente el primero en Colombia.

Seguido por muchos, Santa Fe hoy es un equipo que aprendió a subir al olimpo luego de años de frustración y un limbo financiero que más parecía un infierno. La realidad es otra y hoy el “Santafecito Lindo” de tantos es una empresa para mostrar y sacar pecho.

Visto 1503 veces