Según la Cámara Colombiana del libro ahora la competencia la tienen las imprentas religiosas que ven como entran miles de biblias impresas en China.

La Feria Internacional del Libro de Bogotá, FILBo, año tras año se convierte en el termómetro del incremento de lectores en Colombia.