El desarrollo vial de Colombia y todo lo concerniente con la agenda de competitividad hacen del país un destino de inversión muy sugestivo.