El 50% de las franquicias del país se concentran en Bogotá; un mercado clave para la expansión del modelo de negocio en toda la región.