Colombia es uno de los países en Latam con menos número de comercios habilitados para recibir pagos que no sean en efectivo.