El mundo sigue avanzando en tecnología y para el tema del transporte por carretera, en Estados Unidos ya hacen pruebas con camiones eléctricos y autónomos.

Los transportadores de carga están desesperados por la sobreoferta de equipos que hacen que por fuerza de mercado baje el precio de los fletes. Ya se está hablando de banca rota y crisis social.