Los restaurantes reunidos en Barranquilla consideran que la economía no la pasa bien y ante esa perspectiva y la pérdida de confianza en el consumidor, no es mucho lo que se puede hacer.

La determinación del gobierno de bajar el pago de horas extras a las nueve de la noche rompe reglas de juego y distorsiona un mercado que viene impactado por tasas de interés y reforma tributaria.

El gremio que agrupa a las grandes y medianas cadenas de restaurantes dijo que lamentablemente fueron frenados planes de inversión y expansión porque no hay nada claro en materia económica y tributaria.

El gremio que los representa, Acodrés, seguirá insistiendo ante el Gobierno para que algunos puntos de la iniciativa sean modificados.

El gremio que agrupa a los restaurantes asegura que una reforma tributaria muy extrema, enfría la economía y cierra negocios. Todo listo para Congreso Nacional en Bucaramanga.

Anuncios