En el último año 46 nuevas marcas, entre nacionales y extranjeras, empezaron a operar en el país, reafirmando que Colombia es un territorio propicio para prosperar con este tipo de inversión.

El 50% de las franquicias del país se concentran en Bogotá; un mercado clave para la expansión del modelo de negocio en toda la región.