Nuevamente los empresarios que sobreviven en el sector del calzado piden un auxilio porque cada vez son más las internaciones de producto con origen en China que están acabando futuro, proyectos, empresas y empleo.

Los empresarios fabrican calzado a pérdida, las ventas no reaccionan y los cierres de empresas no cesan.

Las empresas grandes, pequeñas y medianas han venido cerrando paulatinamente y los artistas del cuero hoy manejan taxi, reparten mercados o se dedican a la mecánica porque la necesidad los sacó de su real oficio.