Según la Fundación Santa Fe de Bogotá, un episodio agudo, como un infarto, puede costarle al sistema de salud entre 6 y 12 millones de pesos por paciente.

Publicado en Trabajo y salud