Esta casa de joyas y lujo atiende un mercado desde hace 125 años cuando su fundador vió en Bogotá una ciudad de ensueño y pletórica de oportunidades amen del frío de noches y madrugadas y de los procesos de amoldamiento político.

La casa relojera produce los relojes más exclusivos y más finos del mundo. Su precio puede ser tan elevado que inclusive se le considera como una inversión de largo y mediano plazo por su apego entre los coleccionistas.

Anuncios