Los proyectos asociativos y el protagonismo de la mujer cafetera están dándole un nuevo aire a una actividad que muy a pesar del bajonazo productivo, decidió especializarse y ganar terreno en los mercados más exigentes.

Publicado en Tomemos Café