Los caficultores que adelantan su 85 Congreso en Manizales expresaron preocupaciones por menor ingreso, costos invernales, aseguramiento y vías.

Los aguaceros de comienzos de año y los chaparrones de las últimas semanas diezmaron la producción en una cifra importante para la caficultura la cual tenía mejores expectativas.

El cielo se rompió en toda la geografía colombiana y los más de 14 millones de sacos previstos para 2017 podrían verse comprometidos por las intensas lluvias que ya dañaron algunos cultivos.

Los productores saben que con un adecuado manejo es posible reducir los riesgos sanitarios de la palma de aceite que tiende a ser proclive a la pudrición del cogollo (PC).

Anuncios