La tecnología móvil pone en sus manos más capacidad de procesamiento y comunicaciones de la que muchas organizaciones tenían en todos sus centros de datos hace veinte años.

Publicado en Editorial