Empresarios hacen un llamado urgente al gobierno para que meta en cintura los agudos problemas de paros y actos vandálicos.

La transición hacia una economía en la que las rentas fiscales dependan de varios sectores y no principalmente del petróleo puede darse de manera armónica, sin ir en detrimento de ninguno de ellos.

La pérdida de autosuficiencia en crudo para cargar las refinerías sería infortunada. Seguramente, el país quedaría expuesto a precios de mercado spot, y le tocaría incurrir en costos de transporte y probablemente de pago de aranceles.

Colombia ha logrado diversificar sus socios comerciales y compensar las menores compras de petróleo por parte de Estados Unidos.

Los cálculos de los expertos en el tema de hidrocarburos no dan para ser muy optimista si se tienen en cuenta factores técnicos, jurídicos, económicos y de mercado.

Doctos en hidrocarburos, geología y todo el andamiaje petrolero quieren contarle al Congreso de la República la realidad de la explotación de crudo.

Las empresas con operación petrolera en Colombia tan solo piden seguridad jurídica, económica y social.

Las empresas operadoras, los ingenieros de petróleos y la academia aseguran que se está estigmatizando la actividad petrolera que para colmo de males viene de capa caída.

Esta situación refleja un estado delicado y calamitoso de la industria petrolera que urge de sísmica y nuevas exploraciones.

Afinar y complementar las medidas contractuales de la ANH, lograr costos de transporte competitivos acordes con la realidad y darle viabilidad a los oleoductos pide el gremio.

Página 3 de 8
Anuncios
Anuncios