El cambio climático, las importaciones derivadas del libre comercio y la resistencia bacteriana sugieren una amenaza fitosanitaria que únicamente se combate con investigación y mejoramiento genético.

Publicado en Notas de la finca