La tasa impositiva corporativa bajó del 35 al 21%, mientras que el impuesto a los fondos provenientes de las actividades extranjeras de las compañías estadounidenses que regresan al país, tienen mejor trato.

Publicado en Banca y finanzas