Miércoles, 21 Diciembre 2016 14:23

Pasarán años para que Colombia vuelva al millón de barriles: ACP

Según la industria petrolera, las tendencias de inversión para el próximo año oscilan entre 3.070 y 3.370 millones de dólares. La exploración demandaría recursos por 1.400 y 1.570 millones de dólares.

Por 

Una encuesta adelanta por la Asociación Colombiana del Petróleo, ACP, concluyó que el optimismo de las empresas para 2017, en gran medida, proviene de una mejor expectativa con relación a los precios del crudo, ya que las empresas esperan que el barril de Brent se cotice entre 50 y 55 dólares en promedio para el próximo año. Las multinacionales con actividad en Colombia de igual forma están a la expectativa de los estímulos tributarios anunciados por el Gobierno los cuales podrán facilitar la inversión en exploración y en recobro mejorado.

El presidente de la ACP, Francisco José Lloreda Mera, aseguró que aún con todas las condiciones que pueden darse, incluido el precio, Colombia tardará años en volver a producir el millón de barriles por día. Dijo que una actividad petrolera demanda entre 7.000 y 9.000 millones de dólares, pero precisó que con los cerca de 4.700 millones de dólares que se invertirán en 2017, el país está a mitad de camino de alcanzar la meta.

La ACP consideró que la caída de los precios del crudo, que se acentuó en el primer trimestre de 2016, representó un gran desafío para las empresas productoras de petróleo y gas en Colombia y en el mundo. En el país, afirmó Lloreda, este año cerró con una caída de 10 por ciento en las inversiones en exploración y de 69 por ciento en los montos destinados para producción, con relación a las cifras registradas en 2015.

“Esto quiere decir que en Colombia la caída de las inversiones en exploración y producción, fue casi tres veces mayor que el promedio mundial. De acuerdo con los resultados del Estudio de Ambiente de Inversión, realizado por la Asociación Colombiana del Petróleo, en 2016 las inversiones en exploración ascendieron a 790 millones de dólares y en producción a 1.500 millones de dólares. La baja en la inversión se vio reflejada en una menor actividad porque fueron perforados 150 pozos de producción, frente a 710 que se dieron en 2015; la producción bajó de 1.005.000 barriles en 2015 a 888.000 barriles promedio diario en 2016, y en materia de exploración en tierra firme se registró la actividad más baja de los últimos doce años. No obstante, según el estudio, los recursos para exploración aumentarían en 2017, principalmente debido a que existen compromisos de inversión por 1.200 millones de dólares, muchos de ellos se vencen ese año”, explicó el dirigente gremial.

Aseveró que buena parte del cumplimiento de estas obligaciones contractuales estaban programadas para ejecutarse entre 2015 y 2016, pero se aplazaron debido a los acuerdos implementados por la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, que permitieron a las empresas ajustar la ejecución de sus inversiones, salvar proyectos y afrontar la difícil situación de precios bajos que sacudió al sector en los últimos dos años.

La inversión en exploración para el próximo año estará entre los 1.400 y los 1570 millones de dólares. En materia de producción, la ACP estima que el presupuesto de inversión estará entre 3.070 y 3.370 millones de dólares el próximo año, que se verán reflejados en la realización de 600 a 700 pozos de desarrollo. Esta inversión estaría enfocada principalmente a detener la caída en la producción, lo que permitiría que la producción se ubique entre 890.000 y 910.000 barriles promedio diario en 2017, relativamente estable frente a la cifra registrada en 2016.

La mejora en las expectativas son el resultado del trabajo conjunto realizado por la industria y el Gobierno para sacar adelante medidas que permitan aumentar la inversión en exploración y producción de hidrocarburos, y con ello incrementar los aportes de esta industria a las cuentas de la Nación y al desarrollo social y económico de las regiones.

Lloreda Mera destacó además que los estímulos otorgados por el Gobierno a la exploración Costa Afuera han logrado que la tendencia de inversión en este campo se mantenga al alza. Confirmó que en 2017 las empresas destinarán 650 millones de dólares en exploración petrolera marítima.

Es de destacar que como resultado de un esfuerzo de las empresas, se lograron reducir los costos de producción y transporte aproximadamente en 30 por ciento respecto al año anterior, para ubicarse en 18 dólares por barril. Por un lado, hubo una reducción de 27 por ciento en los costos de transporte, que fue posible gracias a la menor proporción de crudo transportado por carrotanque, donde también se registró una disminución de tarifas. La renegociación de contratos de servicios y las eficiencias operacionales también facilitaron esta reducción de los costos.

Percepciones sobre el ambiente de inversión

El Estudio de Ambiente de Inversión está basado en encuestas realizadas a 28 empresas que representan el 98 por ciento de la producción y el 90 por ciento de la exploración en Colombia. Los factores con menor percepción fueron aspectos relacionados con conflictividad social, trámites ambientales y consulta previa. Además un nuevo elemento empezó a cobrar relevancia en la encuesta es el de la estabilidad en las reglas del juego.

En las entrevistas fueron mencionados con frecuencia casos como el de la revocatoria de la licencia Serranía de Hupecol y los fallos de la Corte Constitucional que crearon confusión en torno a las reglas de juego para operar en territorio, según los encuestados. Además, hay que recordar que en 2016 entre 4.000 y 5.000 barriles de crudo promedio diario se dejaron de producir por cuenta de bloqueos, ataques a la infraestructura y decisiones judiciales.
El aspecto fiscal también fue calificado como regular y fue el factor al que mayor relevancia le dieron las compañías. Cabe recordar que en 2013 esta variable era percibida como una de las fortalezas del país. Por otro lado las empresas evaluaron el potencial geológico del país de manera positiva, así como la estabilidad política, la oferta local de bienes y servicios, la seguridad en las operaciones (cuya percepción mejoró) y la infraestructura, aunque en este último manifestaron preocupación por las altas tarifas.

Un porcentaje mayoritario de las empresas consultadas afirmó que para que Colombia tenga un ambiente de inversión más atractivo requiere tener una estructura tributaria más competitiva, flexibilizar la administración de contratos y áreas de exploración y producción de la ANH, y propender por un entorno socioambiental que permita operar eficientemente.

Reforma tributaria y petróleo

En opinión del presidente de la Asociación Colombina del Petróleo, Francisco José Lloreda Mera, la reforma tributaria se mira desde esta tribuna como una oportunidad para darle impulso a la industria porque hay aspectos positivos dentro del articulado y valoró el hecho que los ponentes hayan entendido la necesidad de impulsar exploración, producción y otros frentes.

Dejó claro que dentro de las dudas están los llamados impuestos verdes, pero dijo que frente a este tema la industria estará muy atenta para saber que ocurre con los planteamientos que de una manera u otra impactan a las empresas con actividad en Colombia.

Recalcó que el país está pidiendo a gritos impulsar e incentivar la actividad exploratoria porque si no hay exploración, no se incrementan las reservas de petróleo y gas y ello obliga a triplicar la actividad exploratoria, situación que puede conducir a doblar las reservas de Colombia y a tener una producción sostenida superior a 900.000 barriles por día que ya de por sí es muy exigente. Para que eso se dé, anotó LLoreda, hay que tener instrumentos y por eso en la reforma tributaria se incluye un certificado tributario que define qué tipo de inversiones y actividades de exploración y de explotación pueden tener un descuento tributario y la manera como ese descuento se puede practicar lo cual le ayudaría y le daría un alivio a las empresas.

Petróleo a US$50 es rentable

A criterio de la ACP con un precio de 50 dólares por barril, cualquier proyecto es rentable en Colombia y en el mundo. Sostuvo que si el precio está por arriba de los 50 dólares la noticia es buena para la industria aun cuando aclaró que se viene una mayor oferta de petróleo en el mundo lo cual generará una presión para que los precios no suban más allá de un rango.

Lloreda dijo que independiente del precio, los grandes desafíos están en los trabajos que se logren en factores internos para ser cada vez más competitivos porque así los precios se quedaran en 50 dólares, los países que compiten con Colombia están revisando su marco fiscal y están buscando poder operar en territorio y buscan de igual manera seguridad jurídica y si Colombia no avanza en esos aspectos lo más seguro es que se perderá más competitividad lo cual no es san ni para la industria, ni para el gobierno y desde luego adverso para el país.

El vocero de la ACP dijo que el 2016 fue un año muy duro y muy crítico para la industria petrolera, que sin lugar a dudas el país sintió porque golpeó las finanzas públicas y los recursos que se giran a las regiones. Por todo ese contexto la industria estuvo abocada a dos reformas tributarias, sin embargo ve un 2017 mucho más positivo porque espera mayor actividad exploratoria toda vez que el año cerró con 25 pozos exploratorios, pero con el nuevo escenario, aspira a tener más de 100 pozos exploratorios.

En pozos de desarrollo la idea es pasar de los más de 100 que hay hoy, a más de 500 pozos. Todo eso invita a mirar el devenir con más optimismo, sin embargo todo dependerá de factores tales como el precio, pero ante todo de las decisiones que en materia impositiva y regulatoria tome el país.

En opinión de Lloreda, incorporar mayores reservas petroleras no es un trabajo que se logre de la noche a la mañana porque se van a requerir por espacio de muchos años inversiones importantes, superiores a 7.000 millones de dólares por año para poder incrementar las reservas que en la actualidad son muy limitadas porque están por el orden de los 2.000 millones de barriles.

“Si no logramos duplicar las reservas petroleras en los próximos cinco o diez años, va a ser muy difícil que aspiremos a que volvamos a tener una producción de 900.000 barriles”, declaró el señor Lloreda.

Dejó claro que el próximo año las inversiones se van a duplicar frente a lo que pasó este año, pero no frente a lo que necesita el país y menos a lo que las empresas tenían previsto invertir en 2016. Colombia, afirmó, pasó en conjunto de 5.000 millones de dólares en exploración y producción a que las asociadas para esta vigencia previeran unos 3.800 millones de dólares, pero indicó que este año tan solo se dieron inversiones por 2.500 millones de dólares. Apuntó que en ese orden de ideas si el país logra 4.500 millones de dólares en inversión, desde luego será un incremento significativo al comparar el capital invertido este año, pero muy bajo frente a lo invertido en años anteriores porque Colombia necesita inversiones de por lo menos 7.000 millones de dólares para lograr un incremento en las reservas, mantener su producción y lograr así cumplir el marco fiscal de mediano plazo.

Petroleras ya sienten la paz

La Asociación Colombiana del petróleo, ACP, comentó que el proceso de paz le está funcionando a la industria petrolera porque el número de atentados ha venido disminuyendo desde 2013 cuando hubo más de 250 atentados. En lo corrido del año esa cayó a 49 acciones violentas contra la infraestructura, mostrando que sin duda hay una consecuencia afortunada para las petroleras que operan en Colombia.

El Dirigente gremial aclaró que la totalidad de los atentados contra la industria son autoría del Ejército de Liberación Nacional, ELN. Agregó que no hay duda que la decisión de las Farc de no seguir atentando contra la infraestructura petrolera fue positiva para el país y para el sector.

Para la ACP hay desafíos por delante, pero señaló que desde el punto de vista, atentados hubo afortunadamente una reducción importante comparando el fenómeno con el año pasado.