Sábado, 19 Agosto 2017 01:07

Colombia a explorar o a importar petróleo y gas, advierte ACP

Las petroleras con operación en Colombia aseguran que con un trabajo juicioso, el país puede abandonar la incertidumbre y el fantasma de la pérdida de autosuficiencia en crudo.

Por 

Las multinacionales que operan en Colombia manifestaron que si Colombia se queda durmiendo en los laureles, en un tiempo relativamente corto podría importar petróleo y gas toda vez que las reservas siguen bajando y los grandes descubrimientos no se ven.

Aún en medio de las vicisitudes, las empresas no pierden el optimismo y piensan pletóricos de fe, que vendrán tiempos de hallazgos y prosperidad a tiempo que manifestaron que para ello se trabaja duro y con sentido de responsabilidad.

El presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, ACP, Francisco José Lloreda Mera, le dijo a Diariolaeconomia.com que la industria petrolera es optimista por naturaleza porque es consciente de la importancia del sector para el país y para el desarrollo de las regiones motivo por el cual no se puede claudicar en el propósito de seguir siendo un instrumento de desarrollo económico y social para Colombia.

“Se viven Momentos exigentes, los dos últimos años no han sido fáciles, pero no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, luego creemos que seremos capaces como sociedad de superar las adversidades y de continuar apostándole a Colombia, ese es el deseo de las empresas y el propósito nuestro es ayudar a que sea así”, declaró el señor Lloreda Mera.

Ante el escenario de hoy que hace pensar que se puede importar petróleo en el mediano plazo, el dirigente gremial expresó que infortunadamente las reservas probadas con las que cuenta Colombia dan para cuatro o cinco años de crudo y lo propio para gas, de ahí, dijo, la importancia de explorar, de impulsar la producción y de aprovechar la ventana de oportunidades que hay enfrente para catapultar la industria.

Aclaró que si el país hace bien la tarea y la soporta en las recomendaciones anteriores muy seguramente vendrán tiempos mejores, pero sentenció que si las autoridades energéticas y las empresas se quedan cruzadas de brazos, Colombia terminará importando petróleo y gas, pues sin actividad ni dinámica exploratoria a eso estaría abocado el país.

Sobre los precios de hoy, Lloreda Mera aseveró que lastimosamente no son los mejores y aclaró que en la medida en que los montos estén por encima de 50 dólares por barril, la mayoría de proyectos son rentables sin embargo apuntó que si esos costos se ubican en un rango entre 50, 55 y 60 dólares será necesario tomar medidas para ser más competitivos porque todavía hay una producción que con esas cotizaciones no pueden ser extraídos. Si dicho precio baja de 50 dólares por barril, indicó, muchos proyectos empezarán a pasar trabajos y eso justamente es los que se ha visto en lo corrido del año con la volatilidad en los valores internacionales.

Para el presidente de la ACP, lo fundamental en este punto es que Colombia como país no puede seguir dependiendo de los precios internacionales y señaló que si estos caen a 50 dólares o menos, la industria y el gobierno empezarán a pasar tragos amargos, situación que debe superar la nación a la vuelta de unos años porque la industria debe estar en condiciones de competir independiente de cuales sean las cotizaciones del crudo en el mundo y ese es precisamente el desafío de competitividad que tiene Colombia como industria y como sociedad.

Los acertijos tributarios se ven

En opinión de la ACP la situación de contracción de la demanda interna y la queja de los empresarios que semanalmente están cerrado factorías no se puede ver como un entorno de pesimismo sino de incertidumbres de carácter fiscal, político y en lo atinente al petróleo incertidumbre por seguridad jurídica que se expresa en los alcances de las consultas populares lo cual es comprensible para un sector que trabaja y que teniendo todos los documentos en regla, no sabe si está en capacidad jurídica de explorar o de producir.

Lloreda dijo que en las regiones y especialmente en los municipios en donde están considerando hacer consultas, es necesario que lo piensen dos veces porque como fue revelado, la presencia de la industria petrolera contribuyó al progreso, al desarrollo y al mejoramiento en la calidad de vida.

La producción cayó

El presidente de la ACP, Francisco José Lloreda Mera, dijo en este medio que actualmente Colombia produce entre 800.000 y 850.000 barriles de petróleo por día, es decir unos 150.000 barriles por debajo de la cifra del millón de barriles que se alcanzó en un momento determinado y que son barriles que no se pueden producir porque con los actuales precios, el país no es competitivo lo que ratifica que sin duda hay todo un desafío por delante.

Recalcó que la presencia de las petroleras en las regiones es vital en la mejor calidad de vida y de los indicadores sociales, pero reconoció que todo esto no quiere decir que la industria petrolera sea infalible y que no haya espacios por mejorar y que no haya como prevenir o contrarrestar impactos, pero recalcó que el crudo elevó de manera importante la manera de vivir de los habitantes de las regiones petroleras.

En el tema de paz, Lloreda señaló que el proceso de paz, independiente de sus aciertos, de sus desaciertos, de sus fortalezas y debilidades, en la medida en que conduzca a que haya menor violencia en Colombia y a que exista menos criminalidad, es muy positivo para el país.

“Por supuesto que hay inquietudes desde la industria como seguramente las tienen otros sectores económicos, pero esperemos que estas se puedan solucionar. Va a haber un gran desafío desde el punto de vista de lo que ocurra en las regiones porque por un lado se espera una mayor presencia estatal y mayor inversión, pero por otro lado sabemos que encontraremos también voces adversas a la industria con las cuales será necesario tratar de conciliar intereses”, apuntó Lloreda.

Añadió que hay que esperar como se desarrollan los hechos y expuso que ojalá el proceso de implementación de los acuerdos con las Farc se dé exitosamente, aclarando que el tema apenas está arrancando por lo que reflexionó que no es bueno ensillar las bestias sin tenerlas.

Finalmente dijo que a la industria petrolera, como a otras en Colombia, les interesa que todo quede claro en materia contractual por lo que demandan unos mínimos para poder trabajar, es decir tener un régimen fiscal que sea competitivo, en donde hay un espacio por mejorar porque se ha perdido competitividad, viabilidad operacional en el territorio con alguna mejoría, pero en donde también hay retos en materia de bloqueos, en seguridad y en ataques a la infraestructura.

De igual manera, comentó el presidente de la ACP, se necesitan procedimientos más razonables y expeditos en materia de licenciamiento y en lo concerniente a permisos, no con menor rigor, pero si con mayor eficiencia como ocurre en otros países. Pidió también mayor seguridad jurídica que apuntan a morigerar las consultas populares que en este momento se están presentando, es decir es perentorio atacar puntos sensibles para darle viabilidad a una industria que lleva desarrollo, empleo y progreso en Colombia.

La ACP indicó que todo está listo para el Congreso Mundial de Petróleo el cual se afianzó como un espacio de diálogo y de discusión sobre los grandes temas de la industria petrolera. Este año asistirán al gran encuentro conferencistas de talla internacional que ayudarán a tener una mirada mucho más amplia para reunir los argumentos necesarios para impulsar unos diálogos y unas discusiones nacionales y locales.

“Esperamos que este evento cumpla su propósito cual es trabajar juntos por un mejor futuro, que es el objetivo y el eslogan del Congreso porque tenemos el firme convencimiento que en la medida en que trabajemos unidos, la industria de los hidrocarburos, el gobierno, las comunidades e inclusive los contradictores, lograremos seguir contribuyendo con una mejor Colombia, la de la inclusión y la de las oportunidades”, concluyó Lloreda Mera.