Sábado, 23 Septiembre 2017 02:52

Es un hecho, a Colombia le tocó importar petróleo: Acosta Medina

El país perdió autosuficiencia y por más que llegue un gran descubrimiento pasarán más de cuatro años en acondicionarlo para su explotación.

Por 

Muy a pesar de la reactivación de los menesteres petroleros, básicamente en sísmica y en perforación, el país perdió el tiempo, y las reservas existentes no son suficientes para soportar la carga de las refinerías con crudo nacional. En opinión de los expertos, la importación de petróleo está cantada y según los idóneos en el tema, el asunto no debe sorprender a nadie.

En charla con Diariolaeconomia.com, el ex ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta Medina, aseguró que Colombia se ha obsesionado en el pasado por alcanzar y mantener la producción del millón de barriles de crudo por día, descuidando el ahorro y dejando de llevar más barriles a las reservas.

“Es un hecho, las reservas vienen cayendo y en eso desde luego influye también la caída de los precios porque a menor valor se afectan igualmente las reservas recuperables a esas cotizaciones, Si bien recientemente se ha reactivado la actividad exploratoria en el país, aclarando que más la de producción que la exploratoria como tal, estos resultados habrá que esperarlos, precisando eso sí, que cualquier hallazgo tendrá que esperar por lo menos cuatro o cinco años para poder tener esos barriles en los oleoductos”, declaró el señor Acosta Medina.

Aseguró que sin lugar a dudas en cinco años Colombia perderá la autosuficiencia petrolera, asunto que preocupa porque todos los países procuran garantizar la seguridad energética, ejemplo que ha dado Estados Unidos en ese sentido con su rotundo éxito toda vez que pasó de ser un gran importador de crudo a afianzarse como el mayor productor a nivel mundial. Este país, explicó Acosta, después de prohibir las importaciones de petróleo, ahora exporta crudo y gas natural, de manera que no es una buena noticia para Colombia el hecho que tenga que importar el aceite de piedra, en la medida que no habrá recursos para el país.

“Esto significará una sangría de divisas para el país y de otra parte esto va a significar también una mayor dependencia en las importaciones crudo lo cual nos dejaría expuestos a la volatilidad de los precios internacionales y a las contingencias que puedan darse para el suministro de crudo”, precisó el ex ministro de Minas y Energía.

Al tratar de identificar responsables por este tremendo revés económico, Acosta Medina dijo que Colombia y sus autoridades energéticas han fallado en todo lo que tiene que ver con una política de largo aliento así como consistente para estimular la exploración en el país. Agregó que en un determinado momento se hizo demasiado hincapié en elevar y mantener elevada la producción, pero aclaró que no es posible sostener la obtención sin estar incorporando de manera paralela más barriles a las reservas porque esas reservas se comportan igual a una cuenta corriente en donde una persona tiene que depositar a tiempo que gira sobre el saldo que tiene en la cuenta. Explicó que si ese cuentahabiente termina girando más que lo depositado, llegará un momento determinado en que habrá sobregiro y así estamos en Colombia, “estamos sobregirados en materia petrolera”.

A criterio del experto en temas petroleros y energéticos, no en vano un respetado congresista de la Comisión Quinta del Senado en tiempos de los grandes debates sobre hidrocarburos y generación eléctrica, el país tendrá que hacer de esta crisis una gran oportunidad tal y como se habló hace muchos años cuando se planteó la enorme necesidad de diversificar la economía, pero manifestó que lamentablemente, poco se ha avanzado en esa dirección.

Indicó que ahora por fuerza de las circunstancias y aplicando el proverbio que a falta de pan, buenas son arepas, Colombia tendrá que diversificar su economía.

“Recordemos lo que pasó cuando perdimos la autosuficiencia petrolera en 1975, en ese momento el país tomó una decisión y fue incentivar la producción y el consumo de gas natural. En aquel entonces se dijo por parte del ministro de Minas y Energía del momento que no teníamos naranjas, que era el petróleo, pero si limones que era el gas y con ello empezó a desarrollarse la industria gasífera en el país y gracias a esto Colombia logró mitigar el impacto de la pérdida de la autosuficiencia petrolera, ojalá que esta coyuntura sea propicia para que puedan desarrollarse otros sectores de la economía y dependamos menos de los hidrocarburos”, expuso el ex Ministro de estado.

En materia de precios, Acosta comentó que el techo en los próximos años del precio de barril de crudo será de 50 dólares por múltiples circunstancias, la principal de ellas, es que Estados Unidos mantiene el ritmo de su producción y todos los días le está incorporando más barriles a las reservas. Añadió que el fracking o fracturación hidráulica, efectivamente produjo una reconfiguración del mercado petrolero.

Antes se decía, aseveró, que el umbral para que el fracking fuera comercial era 70 dólares, pero precisó que hoy es fácil encontrar campos en Estados Unidos produciendo con esta tecnología a 24 dólares el barril, de manera que cada vez el país del norte gana más en competitividad lo cual, a juicio del contertulio, contrarresta los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, por tratar de estabilizar los precios, reduciendo la oferta de crudo.

Sobre los hidrocarburos no convencionales, léase crudos pesados, arenas asfálticas o esquistos bituminosos, Acosta Medina asegura que Colombia tiene un potencial importante porque se considera que después de Argentina, en América Latina, Colombia es un país que tiene inmejorables oportunidades por lo que hay en ese frente.

“Creo que hemos avanzado, pero en esto de la tecnología del fracking y dadas las condiciones tan peculiares que tiene la geología en Colombia, tenemos que caminar con pies de plomo y creo que nos hemos dado el tiempo suficiente para tener un mayor y mejor conocimiento de esta tecnología y al contrario de lo que sucedió en Estados Unidos que arrancó con el desarrollo de hidrocarburos no convencionales sin que existiera ningún tipo de reglamentación, nosotros todo lo hicimos al revés porque primero desarrollamos todo el marco normativo, regulatorio y reglamentario, sin embargo creo que Colombia está lista para emprender una campaña muy amplia para explorar y explotar los yacimientos no convencionales utilizando la tecnología del fracking”, expresó.

Acosta destacó los promisorios descubrimientos de Ecopetrol y las empresas asociadas en los trabajos costa afuera u offshore utilizando el término en inglés. Apuntó que en este momento está cerca la perforación de unos pozos adicionales que permitirá dimensionar el tamaño de esos yacimientos, dejando claro que estos son de gas porque hasta el momento no hay conocimiento de descubrimientos de petróleo.

Al referirse a la vigencia de la OPEP, Acosta exteriorizó que actualmente hay países productores por fuera de los compromisos del cartel como Irán, Rusia y Libia que de alguna manera le hacen peso a la mayor producción, de tal manera que mantener la cohesión de la OPEP no es fácil porque además esta organización sin otros grandes productores, no está en posibilidades de influir mayormente en la fijación del precio.

"Nunca se equivocó Senador Serrano, hoy comparte con usted el señor Acosta la teoría de lo mal hecho y de las reiteradas equivocaciones".