Sábado, 16 Diciembre 2017 12:03

Sector petrolero mejora, pero sigue en arenas movedizas

La industria cierra con un mejor año, pero hay aspectos como las consultas populares que pueden implicar 261.000 barriles diarios en riesgo con un duro golpe para el país.

Por 

La industria petrolera mejoró su panorama toda vez que los precios del barril de crudo fue subiendo hasta niveles de sesenta dólares, los cuales son considerados como muy buenos porque a criterio de los analistas las cotizaciones de cien o por encima de este número no volverán jamás.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, ACP, Francisco José Lloreda Mera, aseguró que el 2017 fue sin duda un mejor año comparado con el 2016 y dijo que aprecia el proceso de recuperación de la industria. No obstante anotan las multinacionales, la recuperación es menor a la esperada y a la que necesita el país para proyectarse a futuro.

Al referirse a las reservas de crudo, Lloreda Mera manifestó que las reservas probadas que tiene Colombia son muy pequeñas y por ello consideró importante incorporar nuevos barriles a las reservas lo cual solo se logra explorando. Sostuvo que el año 2018 se mira con optimismo moderado porque hay un interés de las empresas de adelantar una inversión importante en exploración y producción que ojalá se pueda concretar, aclarando que esa sería una decisión de corto plazo.

“A mediano y largo plazo sí hay una gran incertidumbre que esperamos se pueda disipar”, expuso el señor presidente de la ACP, Francisco José Lloreda Mera.

El ejecutivo manifestó que Colombia debe continuar apostándole a distintos tipos de yacimientos, bien sea costa afuera, yacimientos convencionales, en territorios conocidos, en las nuevas cuencas y sin duda en los no convencionales en donde posiblemente hay unos recursos importantes atrapados en las rocas productoras de esos yacimientos no convencionales, sostuvo que esa es una actividad exploratoria que el país debe acometer sin duda alguna.

Sobre la caída del cuatro por ciento en la producción petrolera en 2017, Lloreda explicó que dicho desplome obedece a varios factores, entre ellos los precios que tuvo la industria, especialmente durante el primer semestre del año en donde un número importante de barriles no se podía producir, lo segundo, indicó, obedece a barriles diferidos porque más de 1.6 millones de barriles no salieron por los atentados a los sistemas de oleoductos y en tercer lugar por las dificultades para operar en territorio.

“Ojalá no continúe cayendo la producción, pero tengamos claro que salvo que incorporemos nuevos barriles a las reservas, va a ser inevitable que la producción siga cayendo en los años por venir”, aseveró Lloreda.

Dijo que la industria ha señalado que si a la vuelta de cuatro o cinco años, Colombia no logra tener mayores reservas para tener de donde producir, pues infortunadamente el país va a verse en un escenario de importación de crudo para cargar las refinerías, eso lo ha advertido la ACP, gremio que espera que eso no se dé. Las asociadas que operan en Colombia anhelan que el precio internacional del crudo ayude, pero más que eso, que las condiciones internas permitan ser más competitivos para que no se caiga la producción y para que la industria pueda seguir siendo un instrumento de desarrollo económico en Colombia.

En opinión de Lloreda Mera, Colombia está raspando la olla de los campos maduros, advirtiendo que pese a esa condición todo tiene un límite, razón por la cual es fundamental ser más ambiciosos en materia exploratoria y atrevidos en lo que tiene que ver con la exploración de cuencas nuevas.

De las consultas populares, el dirigente gremial dijo que éstas son el resultado de otros factores, entre ellos el malestar en algunas regiones por esa combinación de desaceleración en su economía, de una reducción significativa en las regalías que venían recibiendo lo cual es entendible, por lo que la industria ha creído que al tiempo en que espera que se clarifique cual va a ser el alcance de esas consultas desde el punto de vista jurídico, como industria tiene el firme propósito de hacer equipo, de trabajar con los gobernadores, con los alcaldes y de entender todos que ésta industria, como lo ha sido en los últimos cien años, es un gran factor apalancador de desarrollo para el país y para las regiones, por lo que debe aprovecharse todo por el bien de los ciudadanos.

Lloreda Mera añadió que indiscutiblemente el orden público está ayudando porque las empresas han señalado que ha habido una mejoría en materia de seguridad lo cual es derivado de los acuerdos con las Farc, pero al mismo tiempo el sector aprecia un incremento en las acciones terroristas por parte del Ejército de Liberación Nacional, ELN.

“Ojalá no se nos vaya a deteriorar la seguridad porque en algunas regiones estamos mejor de lo que estuvimos hace unos años”, apuntó el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, gremio que agrupa a las multinacionales del petróleo con operación en Colombia.

Un asunto para tener en cuenta es que a la fecha las consultas que se han adelantado han afectado principalmente la actividad exploratoria más que los mismos barriles, pero al seguir a cabo estas consultas la afectación podría llegar a 210.000 barriles de petróleo por día.

Otra preocupación de la industria es la caída de la sísmica, considerada fundamental porque es la puerta de entrada a la actividad exploratoria. El vocero dijo que tener 1.000 kilómetros de sísmica en tierra es muy poquito y manifestó que dicha caída obedece a las dificultades para trabajar en el territorio por lo que muchas empresas no son muy proclives a la actividad exploratoria porque ésta se volvió muy difícil en Colombia y allí dijo Lloreda hay todo un desafío como país, como empresas y desde luego el concurso de alcaldes y gobernadores.

La ACP dijo que sería muy favorable tener más empresas interesadas en llegar a Colombia porque ésta es una industria en la cual las empresas piensan dos y tres veces si llegan a éste país y una vez instaladas piensan dos y tres veces si se van de Colombia. El gremio aspira no solamente a que no se vayan empresas, a que lleguen más y a que aterrice la inversión lo que es fundamental.

Aparte de las dificultades para poder trabajar en territorio, las multinacionales del petróleo lamenta que se haya perdido un gran activo de Colombia que estaba compuesto por la estabilidad en las reglas de juego como el tener una carga impositiva razonable, motivo por el cual la ACP considera que hay un desafío en los próximos años para tener mayor estabilidad en las reglas de juego y una carga tributaria más competitiva porque la de hoy no lo es.

Para Lloreda sería muy grato que el plan de inversiones se pudiera cumplir porque se habla de entre 4.500 y 4.900 millones de dólares en 2018. El 60 por ciento de ese plan, afirmó, es en tierra firme y el poderlo cumplir dependerá de poder trabajar en territorio, algo que las empresas quieren hacer.

La ACP estima que el país demanda una cifra que oscila entre 60 y 70 pozos exploratorios, pero indicó que lo ideal es pasar de los 100 pozos exploratorios, que son los que necesita el país que no puede estar contento con las cifras de hoy.

“El 2018 puede ser un año para tomar muchas decisiones, unas para clarificar el camino del costa afuera, decisiones en materia exploratoria en yacimientos no convencionales, decisiones en materia de recobro mejorado y en síntesis creemos que es un año de decisiones y aspiramos a que nos permita clarificar el panorama futuro”, concluyó.