El Acuerdo busca inversionistas con mayor músculo financiero y experiencia operacional; y contratos petroleros con más herramientas jurídicas para penalizar incumplimientos con un enfoque más estatal que antes.