Los mineros consideran que las condiciones contractuales arrasaron con la pequeña y mediana minería haciendo que la gente vea con muy malos ojos un sector que como la minería no hace parte de la empresa social del país.