Las empresas con operación petrolera en Colombia tan solo piden seguridad jurídica, económica y social.