Expertos aseguran que las declaraciones del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pueden ser el preámbulo para un cambio en los precios del crudo que podría subir o quizás bajar.