Ecologistas dicen que lo sucedido en Hidroituango demuestra que las licencias ambientales no deben darse irresponsablemente y que deben tardarse todo lo que sea necesario para evitar tragedias.