El precandidato denunció la presencia de organizaciones que están detrás de las consultas populares “interesadas en limitar el desarrollo rural”.

El boom petrolero se fue en asistencialismo y otros gastos que no aportaron nada en productividad y si por el contrario fomentaron la pereza laboral. La deuda externa no se pagó como debiera y todo el apogeo se perdió.

El panorama petrolero es muy precario y los activos han perdido valor, pero el estado no se puede quedar maniatado esperando un milagro.