Lunes, 08 Agosto 2016 17:37

Nuestra relación con Estados Unidos: preservar y avanzar

Frente a la difícil coyuntura que actualmente se vive tanto en nuestro país como en Estados Unidos, la pendiente reforma tributaria será crucial para estimular la inversión e internacionalización del empresariado colombiano.

Por 

Por Camilo Reyes Rodríguez, Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Colombo Americana

Tanto en nuestro país como en Estados Unidos se está viviendo, por razones muy diversas, una coyuntura difícil. En Colombia por la expectativa que representa el proceso de paz y la reforma tributaria y en Estados Unidos por la inusual confrontación entre los dos partidos tradicionales en la carrera por alcanzar la Casa Blanca. Pero hay factores que invitan al optimismo en cuanto a la solidez institucional de nuestra relación.

El 1 de agosto se llevó a cabo el VI capítulo del Diálogo de Alto Nivel, que demuestra una evolución muy conveniente de la agenda entre los dos países. Esta se amplió y adquirió una perspectiva más ambiciosa y actualizada en los asuntos que la componen y en los tiempos previstos para su desarrollo. Se lograron avances en temas relacionados con energía, educación, deporte, cultura, innovación, ciencia y tecnología, medio ambiente, oportunidades sociales y económicas, y posconflicto.

Por otro lado vemos los avances que se están dando para crear el Consejo Empresarial Binacional. Este es un paso más en la dirección correcta. Se busca reconocer e incrementar el significativo aporte del comercio y la inversión al progreso de los dos países. Estados Unidos sigue siendo, de lejos, el principal socio comercial y de inversión de Colombia. En el 2015 el 17.5% de la Inversión Extranjera Directa vino de Estados Unidos y el 27.61% de nuestra exportaciones fueron a ese país. Son muchas las empresas americanas que operan desde hace décadas en el país, algunas con más de cien años de presencia en Colombia, y que han demostrado persistencia y resiliencia frente a circunstancias a veces muy difíciles. Aquí han generado progreso, desarrollo, riqueza, empleo, y lo siguen haciendo. Otro tanto se puede decir de empresas colombianas que venden sus productos en Estados Unidos, o que han abierto plantas de producción allá, algo improbable hace apenas pocos años.

En este contexto, que evidencia la consolidación y evolución de la relación bilateral entre Colombia y Estados Unidos, nuestra solicitud es que la reforma tributaria pendiente atienda las preocupaciones de las empresas, y defienda y potencie el aporte que éstas han hecho y hacen. Las compañías requieren estabilidad, certidumbre, seguridad física y jurídica. Solo así podrán planear estratégicamente sus inversiones y posibilidades de crecimiento y, por cierto, enfrentar la competencia regional por nuestra tajada de mercado y capital que representan países como Perú, Argentina y México. La Cámara de Comercio Colombo Americana ha estado siempre comprometida con el país y con su futuro. Es indispensable recibir las señales que le permitan a las empresas sumarse con la misma energía y decisión en la construcción del posconflicto.