Domingo, 05 Febrero 2017 00:05

Tragedia mexicana puede convertirse en favor para Colombia

Quienes conocen el mercado norteamericano afirman que la revisión del TLC de Colombia con el gobierno de Washington se ve lejana y pronostican buenos tiempos para la economía colombiana que puede crecer con cargo a México.

Por 

Varias son las lecturas que analistas y empresarios le han dado a la llegada del Presidente, Donald Trump a la Casa Blanca toda vez que unos ven nubarrones en el mediano y en el largo plazo en tanto que otros tienen unas perspectivas más aplomadas y basadas en la coyuntura bilateral con Estados Unidos de Norteamérica.

Lo único cierto, real y verdadero es que al mando de la oficina oval llegó, no un político de los que tanto repudian los norteamericanos, sino un empresario curtido y capaz que será, más que un presidente, el Gerente Ejecutivo del país más importante del mundo que urge de recuperar su identidad sajona, su economía, sus empleos y su grandeza pues cuando se habla de Estados Unidos no se habla de cualquier nación se habla de un imperio que porta una bandera que demuestra que es una república de más de cinco estrellas.

Teniendo en cuenta la preocupación en un sector empresarial Diariolaeconomia.com habló con dos expertos y considerados autoridades en el tema Estados Unidos por los vínculos que han tenido con el país del Tío Sam por cuanto conocen de negocios y movimientos empresariales en ese país hasta la misma negociación del tratado de libre Comercio.

En principio la noticia puede ser un hecho más que positivo para Colombia porque al cerrarse las esclusas de los grandes mercados hacia Estados Unidos, algunas economías de menor impacto pueden recibir el favor de la nueva era americana en dónde el proteccionismo hace carrera como en Europa el Brexit.

El consultor en negocios internacionales y CEO de la firma Araújo Ibarra, Martín Gustavo Ibarra, afirmó que si bien el Presidente Trump tiene preocupado a todo el mundo, aclarando que a unos más que otros, no es un asunto que deba inquietar a Colombia.

Sostuvo que la estrategia que el mandatario americano está siguiendo es la de apretar las clavijas a aquellos países con los cuales Estados Unidos tiene un gran déficit comercial porque tanto Trump como sus compañeros de gabinete, el Secretario de Comercio y el Director de la Oficina de Comercio, tienen la teoría de que cuando la balanza comercial es deficitaria, Estados Unidos pierde y cuando la balanza comercial es superavitaria, Estados Unidos gana. Así las cosas, consideró coherente lo que acontece porque le apunta a una Unión Americana ganadora y recuperando terreno en mercados y en empleo.

El experto precisó que actualmente las clavijas las está apretando el señor Presidente a los tres países que representan el 54% del déficit comercial de los Estados Unidos. Comentó que este país en el año 2015 tuvo un déficit comercial de cerca de un trillón de dólares, de los cuales el 54 por ciento lo producen China, México y Canadá.

Explicó el consultor que de ese déficit, China participa con 340.000 millones de dólares, México con 116.000 millones y Canadá con 60.000 millones de dólares, razón por la que el Presidente está tratando de renegociar los acuerdos que tiene con dos de ellos México y Canadá e imponer algunos impuestos adicionales a China con quien no tiene acuerdo comercial para efectos de nivelar la balanza comercial y atraer proyectos nuevos hacia los Estados Unidos.

“De los 20 países que tiene acuerdo de libre Comercio con los Estados Unidos, cuatro generan déficit , los tres que acabo de mencionar más Corea; pero hay 16 que generamos superávit entre ellos Colombia, entonces para Estados Unidos los países que le generan superávit no serán, por decir algo, objetivo militar, no creo que nos vayan a tocar , entonces el hecho de continuar siendo un país con acuerdo de libre comercio con Estados Unidos nos permite exportar sin problema bienes sin impuestos a Estados”, aseguró el señor Ibarra.

Anticipó que ante un escenario en el cual los socios principales van a estar gravados, se afianza un privilegio exclusivo y es por eso que países como Colombia, Costa Rica o Perú van a tener una gran posibilidad y serán un fuerte imán para que muchas inversiones y muchas producciones que hoy están en China, en Vietnam o en Europa inclusive en el propio México que van a ser altamente gravadas, puedan finalizar sus procesos industriales en Colombia y luego dar el salto a Norteamérica.

Evocó que cuando México entro en el Nafta, los empresarios aztecas fueron a comercializar también al Sudeste Asiático y a Europa. Las ventajas de exportar sin impuestos a Estados Unidos no se hicieron esperar y por eso los mexicanos pasaron de 50 mil a 300 mil millones de dólares en veinte años de exportaciones a Estados Unidos.

Proteccionismo, ¿Una Moda?

Sobre las nuevas tendencias de proteccionismo reflejadas en el Brexit y en la elección de un Presidente en Estados Unidos que no es amigo de los acuerdos comerciales que afecta su economía, el CEO de Araújo Ibarra manifestó que las tendencias económicas a través de la historia son un péndulo y eso se vio porque China tuvo la ruta de la seda durante 1.500 años y después se cerró, dijo que la Unión Europea estuvo por más de 20 años muy sólida y ahora hay un país que se sale.

Añadió que el Nafta cumplió 20 años y en este momento hay un país que quiere renegociarlo, luego recalcó que no hay nada absoluto pues lo único constante es el cambio, son situaciones, dijo, a las cuales el mundo se tiene que adaptar, pero deben ser identificadas con tiempo y sobre todo sacar las oportunidades de la coyuntura.

Frente a tanto acertijo, Ibarra dijo que hay más razones para ser optimistas que para estar envueltos en dilemas y temores frente a la nueva política comercial de Estados Unidos.

“Colombia no es México, Colombia no es Canadá, Colombia no es China, somos Colombia y por lo tanto somos un país de muy baja participación en el comercio internacional, tenemos la décima parte del Per cápita exportador de un mexicano, tenemos un déficit comercial muy grande con los Estados Unidos y por lo tanto nuestras posibilidades de crecer sin que nos miren todavía es infinita y por lo tanto los empresarios colombianos tienen una gran oportunidad en el mercado norteamericano, ellos y sus socios internacionales pueden hacer muy buenos negocios en Colombia”, comentó el conocedor de temas de comercio exterior.

Pensando en los tiempos que le vendrán a Colombia en materia de intercambio comercial y en dónde 2018 podría ser determinante para catapultar la economía colombiana Ibarra apuntó que pasará lo mismo o será un equivalente al de la apertura de fronteras que hizo el entonces Presiente, Cesar Gaviria, con Venezuela y Ecuador. En ese momento, expuso, Colombia se convirtió en el epicentro de la Comunidad Andina y Bogotá se convirtió en el epicentro entre Caracas Y Quito. Recordó que en ese tiempo llegaron muchas empresas multinacionales a establecer plantas productoras a Colombia para cubrir la demanda de todos los países andinos.

En opinión de Ibarra, Colombia es un país de valores agregados como por ejemplo su posición geográfica y su condición de tener salidas comerciales por el Atlántico y por el Pacífico.

“Creo que hay pocos países en América que queden en la mitad del hemisferio y seamos por consiguiente el ombligo del hemisferio, que tengamos costa en los dos mares, puertos competitivos, 40 zonas francas multiempresariales con capacidades excelentes y una mano de obra lista para trabajar. Colombia es país único, pero hay que ponerlo a funcionar”, dijo.

Finalmente consideró que hay otros factores que ayudan a Colombia y son la tasa de cambio y el proceso de paz. En materia cambiaria manifestó que mientras el peso mexicano subió de los 17 a los casi 22 y el yuan subió de los 6.5 a los 6.90, el peso no se ha movido, luego no hay mucho nerviosismo en el mercado colombiano todavía.

Con oportunidad e inclusión no hay conflicto

Para el Ibarra, el problema de la paz en Colombia es un problema de falta de oportunidades que ha llevado a buscar otras alternativas. Aseguró que si Colombia se convierte en un país interesante para los negocios y hay buen empleo, va a haber seguridad y va a haber oportunidades para todos.

Con el TLC debe haber tranquilidad: Gómez

A su turno quien fuera el jefe negociador del TLC con Estados Unidos, Hernando José Gómez, dijo en este medio que el empresariado no tiene por qué estar nervioso con el TLC porque claramente y dentro de las ideas que ha expresado el Presiente Trump y su equipo, es que habrá una mirada permanente a las oportunidades bilaterales y como estas se han venido desarrollando.

Anotó que indudablemente gracias al TLC rubricado entre Colombia y Estados Unidos, el país del norte ha recuperado una serie de mercados que habían perdido en Colombia frente a Canadá, Brasil y Argentina sobre todo e productos cereales por citar u ejemplo. Dijo que también se han afianzado las relaciones de inversión extranjera entre los dos países.

“Yo creo que los dos países han salido ganadores, es evidente que en Estados Unidos habrá muchos interesados en que este tratado con Colombia se mantenga, obviamente recibiendo la debida presión sobre el cumplimiento que estemos haciendo sobre las diferentes obligaciones que tenemos y de igual manera nosotros también tendremos que presionar para que nos cumplan plenamente los compromisos que Estados Unidos adquirió con Colombia, pero yo en ese sentido creo que a diferencia de muchos otros tratados que tiene Estados Unidos, este es un acuerdo que ha generado beneficios equilibrados para ambos países y por eso creo que nuestro TLC no será una prioridad para el nuevo equipo económico del Presidente Trump”, aseveró el señor Gómez.

Al igual que la firma de consultoría, Gómez no descartó que haya una desviación de inversión hacia Colombia y otros países la cual será muy bienvenida, pero dejó claro que para toda América Latina es una tragedia que se deteriore la relación entre Estados Unidos y México porque al final del día en el país latino ya se estaban desarrollando unas cadenas de valor, no solo con Estados Unidos sino con muchos países de Latinoamérica.

“Eso es lo mismo que cuando en el barrio en donde uno vive coloca un taller o un bar de mala muerte, todo el mundo sufre y lo mejor es que México y Estados Unidos lleguen a unos acuerdos razonables para que México pueda seguir disfrutando de los beneficios del Nafta. Todo esto preocupa, pero indudablemente tendremos las puertas abiertas para recibir nuevos inversionistas en el país”, comentó.

Gómez dijo que para nada es buena esa tendencia proteccionista porque hoy el mundo es mucho más sofisticado de lo que era hace 20 años y dijo que un claro ejemplo es el Iphone el cual se ensambla y se envía de China a Estados Unidos, el 40 por ciento del valor agregado que se genera está en el diseño que se encuentra justo en Estados Unidos. Afirmó que cualquier elemento que interrumpa esas cadenas globales de valor va a afectar muchísimo a China y a Estados Unidos.

“Esto no es algo que se pueda mirar simplemente teniendo en cuenta el superávit, el déficit en la cuenta corriente o la balanza comercial de los países sino que hay que mirarlo más sofisticadamente a nivel de las cadenas de valor, de donde están surgiendo los valores agregados y quien se está quedando con esa cadena de valor”, explicó.

En materia de competitividad, tan fundamental en el comercio, el reconocido economista dijo que el país está haciendo la tarea, pero reconoció que se necesita mayor celeridad y cubrir nuevos frentes, uno de ellos el de la sostenibilidad de largo plazo.