Domingo, 19 Noviembre 2017 01:31

Si China quiere, el yuan puede ser la nueva tasa de cambio

La deuda externa de Estados Unidos es gigante y los tenedores de esa obligación están en China lo que hace pensar que a la economía y a la divisa le podría llegar un cambio de tercio.

Por 

Como ya es sabido, la deuda de los Estados Unidos se ha incrementado de manera alarmante en los últimos años alcanzando cifras astronómicas que superan los tres trillones de dólares. De esta situación, la mejor tajada del pastel la han sacado los chinos gracias al poder adquisitivo que pudieron canalizar como consecuencia del impresionante desarrollo que logró China en la primera década del milenio en donde llegaron a tener niveles de crecimiento del 11 por ciento. Hoy el 50 por ciento de la economía del mundo está soportado por el gigante asiático y los países del Medio oriente que siguen siendo muy ricos.

Hay un debate que se empieza a abrir y es si la tasa de cambio, ese referente para la economía y los mercados del mundo, debe seguir siendo el dólar, hoy venido a menos por la fuerza de otras monedas y por el poder económico de potencias como China o si en definitiva monedas como el yuan deben liderar las políticas cambiarias, propiciando un cambio de escenario en cuanto al manejo de la economía y sus valores.

Para aclarar un poco más en detalle la dirección que tomará el orden mundial y la economía del mundo, viendo con lupa la situación americana, la realidad China y las tendencias económicas, Diariolaeconomia.com habló con el Director General de San Millán Global Business, Arturo Sánchez Millán, quien indicó que esa decisión depende en gran medida de la política China y de lo que quieren los chinos.

Aseveró que si los chinos quieren el yuan podría ser la nueva moneda para trazar la tasa de cambio porque tienen todas las condiciones económicas para poderlo hacer, empero, explicó el experto, los chinos son muy hábiles y han jugado a mantener su moneda muy local porque en asuntos de moneda se ha visto mucho más el yen, la libra esterlina y el euro que el yuan como tal.

“Lo que si me queda claro es que ya China es un actor muy importante a nivel mundial que trae proyectos globales muy interesantes como el tren que quieren construir saliendo de China, pasando por Rusia, atravesando el estrecho de Bering, entrando por Canadá, bajando a Estados Unidos y llegando hasta la Patagonia en Argentina que es un proyecto presentado en donde China haría la inversión para poder contar con un eje férreo. Esto lo están impulsando de manera muy fuerte”, señaló.

Otras iniciativas chinas tienen que ver con las soluciones en biotecnología, con la recuperación del medio ambiente para lo cual han destinado una cantidad muy importante de su producto interno bruto para investigación y el desarrollo de todos estos programas.

Si bien Estados Unidos sigue con una posición hegemónica, lo cierto es que encontró su tragedia en querer ser más un país consumidor que productor lo cual afectó el sistema estadounidense que ha visto elevados costos al querer mantener el nivel de vida de sus conciudadanos.

El experto aseguró que justamente por eso, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está buscando que la producción regrese a Norteamérica lo cual desató las diferencias con México por el TLC, país al que le pidió subir los salarios porque argumentó que había competencia desleal. Lo real es que hoy las empresas norteamericanas están migrando hacia México para producir allí porque la mano de obra es muy económica y de excelente calidad.

El Primer Mandatario de Estados Unidos, dijo Sánchez Millán, está pidiendo a gritos que las empresas y los empleos regresen a los Estados Unidos para recuperar la vocación productiva que en su momento tuvo el “Coloso del Norte” que hoy afanosamente busca un Brexit a la americana retomando viejas consignas como la de “América para los americanos”.

“Todos sabemos que a Estados Unidos le gusta tener la sartén por el mango y creo que esa política hace parte del nuevo imperialismo del cual han hecho referencia varios jefes de gobierno en Suramérica, identificados con la centro izquierda que lograron sin comunismo alcanzar buenos niveles de desarrollo en sus países”

Hampones de cuello blanco, la otra peste

Un tema que tiene de hinojos a América Latina es el de la corrupción y la impunidad. Para no ir tan lejos y según datos de la Contraloría General de la República, la factura de la corrupción y los torcidos le cuestan a Colombia entre 40 y 50 billones de pesos anuales, una cifra astronómica que en los bolsillos de los delincuentes con amparo y fuero, significan ruina, quiebras muerte y hambre para la Colombia que produce, para ese país que se jode.

En países como Colombia, la ambición es tan abrupta y salvaje que quienes atracan al erario no piensan en las impías y crueles consecuencias. Si esos corruptos tuvieran al menos un concepto mínimo de responsabilidad social, con seguridad el país estaría menos postrado y con opciones de salir de la banca rota.

Para el analista, de este tema son pocos los que se salvan en la región como es el caso ejemplar del ex presidente de Uruguay, Pepe Mujica y otras honrosas excepciones. Lo feo del asunto, sustentó, es que de México hasta Chile y Argentina el pan diario tiene que ver con escándalos en donde muchos políticos se llevan el dinero de los contribuyentes en una acción muy parecida a venderle el alma al diablo.

Una situación que ofende es la burla a la que se somete un país porque luego del trueno mediático y el alboroto teñido con espesa tinta de diario, los señalados caminan libres y en los procesos generalmente no hay detenidos ni incautaciones que permitan recuperar el dinero robado para el desarrollo económico y social de los países.

Los males de América Latina son varios y por ello se hace perentorio darle una mirada al modelo económico porque las políticas neoliberales fracasaron dejando empresas en la quiebra, gente sin empleo y todo el poder económico concentrado en unos pocos. Una pregunta que muchos se formulan es ¿por qué Colombia y otros países del hemisferio no tienen el nivel de tasas de interés de Estados Unidos? La respuesta es obvia, porque los estados trabajan para la banca que es el gran negocio.

“El sistema financiero de un país debe ser un nodo de desarrollo estratégico para impulsar la industria, la economía, pero lamentablemente en México y en Colombia pasa algo muy particular, y es que el banco le presta al que no necesita dinero. Realmente a la banca no le gusta invertir en capital de riesgo y por lo general van a lo seguro, sin que ello no diga que deben haber más y mejores regulaciones y allí el estado tiene sus responsabilidades sin pretender que se dañe el negocio bancario, pero en donde se mejoren las condiciones de acceso a crédito, a capital y con unas tasas consecuentes con la realidad económica porque América Latina le deja mucho dinero a la banca a cambio de pobreza”, expresó.

La región, añadió Sánchez, tiene problemas de educación financiera y es por ello que el negocio de la banca y la inequidad hacen una sinergia nada grata para los ciudadanos.

El Directivo anotó que los mercados y los modelos económicos plantean igualdad cuando hablan de mercados de economía perfecta en donde los actores deben tener las mismas condiciones para competir, sin embargo, dijo, los monopolios y los oligopolios distorsionan estos propósitos más con las condiciones especiales que se generan en todas las economías del mundo que finalmente deforman estos modelos.

Dejó claro que sin volver a los tiempos en los que el estado tenía control absoluto de todas las cosas, siendo un pésimo administrador y un mal generador de riqueza, es urgente buscar modelos más equilibrados en donde el estado regule la equidad en cuanto a las condiciones de desarrollo y se permita una libre competencia porque no todos trabajan igual y lo justo es que quien trabaje mejor gane más. A criterio de Sánchez en lo que sí debe haber consenso es que el piso sea igual para todos para tener acceso a las mismas oportunidades de crecer, acabando así con privilegios y dádivas que muchas veces se generan justo desde donde se tendrían que vigilar, cuidar y regular.

La nueva economía está cambiando estilos y modelos

La globalización de la economía y los procesos de integración empiezan a experimentar contratiempos por los cambios geopolíticos que de alguna manera cambiarán el orden de la economía mundial como ya pasa con el Brexit del Reino Unido y la misma política de Estados Unidos que le hace altares al proteccionismo y a la recuperación de la producción en defensa de su sostenibilidad y sus empleos. Ni que decir de la nueva era monetaria con las criptomonedas que a través del Bitcoin invita al análisis y a la prudencia.

En principio el modelo aperturista fue impulsado desde la década de los noventa cuando empezaron a conformarse bloques económicos y es justo cuando nace el tratado de libre comercio de América del Norte, TLCAN, en donde rubricaron el convenio Estados Unidos, Canadá y México. De igual manera se habría paso en el momento la Unión Europea, los bloques asiáticos y en Suramérica hubo algunos esfuerzos, pero lo cierto, aseguró, es que el mundo está volviendo a esos momentos de división lo cual se hace más posible con la alianza que están afianzando los chinos con los rusos y la misma situación de Estados Unidos que está perdiendo el puesto de privilegio que tuvo hace unos años en cuestión de mercados y capacidad económica.

Sánchez Millán, nacido en Puebla, México, comentó que espera el despertar de América Latina lo cual es posible toda vez que países como Perú lograron consolidar de manera importante su tema de comercio exterior que les ha permitido vivir en una bonanza en los últimos años lo cual se refleja en unos crecimientos económicos que llaman poderosamente la atención que invita a la réplica regional.

“Definitivamente es un hecho que el mundo se está reorganizando y por ello la tecnología y todo lo que posibilita acortar distancias y hacer los procesos comerciales más rápidos hace pensar que el cambio llegó. Lo propio pasa con las criptomonedas con las cuales se plantea una nueva lógica de hacer y entender los negocios a nivel global”, expuso el señor Sánchez Millán.

Bitcoin, de eso tan bueno no dan tanto

Sobre el Bitcoin, el analista comentó que dicha moneda por sí misma no ofrece confianza porque no cuenta con un respaldo y no está soportada como otras monedas que tienen respaldo en oro o en dólares, sin dejar de decir que las tradicionales hacen parte de la política monetaria que soportan los bancos centrales. Agregó que como todo lo nuevo, el Bitcoin genera cierto nivel de incertidumbre por lo que recomendó a quienes están dispuestos a hacer inversiones a tener la máxima cautela, es decir no exponiendo capital patrimonial sino inyectando capital sobrante y con una estrategia cuidadosa y meticulosa.

“Uno podría invertir una cantidad de dinero única e irla trabajando de tal manera que cuando lleguen los beneficios económicos, aprovecharlos sin meterse muy de lleno porque esa burbuja que se viene creando en torno a la criptomoneda en algún momento podría reventar y según algunos análisis que merecen toda la credibilidad, por el lado del Bitcoin podría llegar la próxima crisis global”, afirmó el Director General de Millán Global Business.

Anotó que de todas maneras y como en todo hay quienes lo defienden y quienes lo atacan, pero aclaró que en lo personal el tema amerita toda la precaución.

Según Sánchez, el mundo está hoy en la era del conocimiento en donde las empresas y los países altamente desarrollados son los que están a la vanguardia de los últimos avances tecnológicos lo cual ha redundado en grandes descubrimientos y en tecnologías ya preparadas las cuales saldrán en el momento justo una vez termine el ciclo de una tecnología.

Finalmente dijo que al mundo le esperan sorpresas porque la estabilidad es un factor del pasado que ha hecho que el mundo cambie a velocidades vertiginosas, escenario que obligará a que los hijos del hoy y del mañana estén preparados para aprender y desaprender, lo cual exige una adaptación porque la educación de los niños o los jóvenes deben desenvolverse en un mundo totalmente globalizado tal y como ocurre en Japón en donde a los niños se les enseña idiomas, matemáticas para negocios, cultura internacional, desarrollo económico y cuidado del medio ambiente entre otros, es decir no están metidos en un esquema que con el tiempo perdió vigencia.

“Como ya se ha dicho, tristemente la educación no está pensada para que los seres humanos se desarrollen y sea felices sino para responder a las necesidades económicas del momento y de las empresas en términos de empleo y de obediencia en desmedro de la creatividad, aspecto que están zanjando las tecnologías de la información que permiten que los jóvenes y los niños amplíen su visión de mundo, generando así soluciones globales porque ya hay comunicación entre países sin el apoyo de los gobiernos”, concluyó el Director General de San Millán Global Business, Arturo Sánchez Millán.