Jueves, 15 Noviembre 2018 11:45

Ministro asegura que Rusia es capaz de capear el desplome del crudo

Por

El ministro ruso de Desarrollo Económico, Maxim Oreshkin, destacó la estabilidad macroeconómica del país ante la caída brusca de los precios del petróleo registrada el 13 de noviembre.

La mezcla Brent, de referencia en Europa, se hundió más de 6% y llegó a cotizar a 65,01 dólares el barril. El ministro constató que el desplome de los precios del crudo y el pago de la deuda exterior por parte de las empresas del país y los bancos inyectan nerviosismo, pero Rusia está mejor preparada que en 2014 para afrontar esas situaciones.

Oreshkin recordó que en 2014 el desembolso del endeudamiento influyó seriamente en el mercado financiero del país. Resaltó que contribuyen a la estabilidad las reformas macroeconómicas estructurales que se implementaron teniendo en cuenta la experiencia de 2014.

Varios expertos auguran que los precios del crudo continuarán contrayéndose hasta diciembre. Oreshkin apostó por la llegada de una nueva ola de inversores a Rusia cuando finalice el periodo de volatilidad. El ministro apuntó que las compañías que ya operan en Rusia continúan reinvirtiendo sus beneficios. "Esto es una fuente importante de inversiones extranjeras directas", señaló. El titular destacó que las empresas extranjeras buscan nuevas oportunidades en el país. Versados en el tema ven acertado plan de recortar producción global de crudo en 1 millón de barriles.

"Es acertada la proposición o la idea que viene manejando el ministro ruso de Energía, Alexander Novak, y el de Arabia Saudí, Khalid Al Falih" explicó a esta agencia el economista petrolero venezolano Rafael Quiroz.

Arabia Saudí y otros miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), tras la reunión de monitoreo de los recortes y cuotas del cartel al que no pertenece Rusia, "vienen considerando recortar un millón de barriles más", comentó Quiroz.

El experto en hidrocarburos David Paravisini, constituyente oficialista venezolano, cree que este recorte apuesta al uso racional de combustibles.

"Es correcto todo aquello que redunde, que abone, que tribute a la reducción del consumo, a la racionalización del uso de los combustibles; todo lo que estimule nuevas fuentes energéticas puede hacerse", dijo.

Los países de la OPEP se aliaron a fines de 2016 con otros productores independientes, como Omán, Rusia, Azerbaiyán y Kazajistán, en un acuerdo para reducir en 1,2 millones de barriles diarios la extracción de crudo con el objetivo de equilibrar los precios internacionales que desde 2014 venían cayendo en picada. En los últimos dos años, el pacto fue ratificado por los países firmantes, y en octubre la producción de la OPEP fue de 32,9 millones de barriles diarios, de acuerdo con el informe.

Sin embargo, las sanciones aplicadas por EEUU a Irán, miembro de la OPEP, implicaron una caída en su cuota de producción. Eso conllevó el incremento de la extracción por parte de países fuera del acuerdo para cubrir el mercado que abastecía Irán, lo que ha provocado inestabilidad, indicó Quiroz, jefe de cátedra de Economía y Políticas Petroleras de la Universidad de Central de Venezuela.

Esta inestabilidad "se debe a que el bloque de países que no son de la OPEP y que no están tampoco en el bloque de los países asociados, están abriendo sus grifos para agarrarse los barriles que ha dejado Irán, tras las sanciones del 5 de noviembre", explicó.

Por tanto, según Quiroz, la oferta está superando la demanda, lo que genera una caída de los precios. El pasado 20 de septiembre, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó a la OPEP a bajar los precios del crudo "de inmediato". El 12 de noviembre el presidente reiteró el reclamo.

"Espero que Arabia Saudí y la OPEP no corten la producción petrolera. ¡Los precios del crudo deberían ser mucho más bajos gracias a la oferta!", dijo Trump en Twitter. Paravisini cree que la caída de los precios guarda más relación con ese "llamado"

"En el mes de septiembre, en una especie de llamado de atención que hizo Trump, reclamando que los precios estaban muy altos, (algunos productores) unilateralmente aumentaron un millón (de barriles por día)", comentó.

Un mes más tarde, "ya aproximándose las elecciones del 6 de noviembre en EEUU, Trump amenazó a la OPEP ante el aumento de la gasolina", añadió.

El precio del crudo se había mantenido en alza debido a la constante disminución de la producción de algunos miembros de la OPEP, que se mantienen por debajo de la cuota que les corresponde en el cartel, como es el caso de Venezuela.

Los precios comenzaron a caer en septiembre y se han acercado a los 70 dólares por barril (el tipo Brent del Mar del Norte) y de 60 dólares (el crudo dulce ligero o West Texas Intermediate).
La propuesta de Rusia y Arabia Saudí de un nuevo recorte permitirá regular los precios en 2019, evaluaron los expertos. Pero un equilibrio del mercado petrolero, destacó Quiroz, solo podría mejorar la situación económica de Venezuela si ésta incrementa su producción.

El ministro de Petróleo de Venezuela, Manuel Quevedo, aseguró durante su visita a Arabia Saudí que su país está dispuesto a acatar un nuevo recorte productivo. Paravisini explicó que a Venezuela le corresponde producir 3% de la cuota OPEP, es decir poco más de tres millones de barriles diarios, pero en octubre apenas pudo bombear 1,17 millones de barriles diarios, 40.000 menos que en septiembre, según el último reporte de la OPEP.

Por tanto, aunque la OPEP decida a finales de diciembre recortar la extracción del bloque en un millón de barriles por día, esto no significaría que Venezuela deba bajar su ya mermada producción, que representa su mínimo histórico, si no se toma en cuenta la caída registrada en 2002 durante un paro petrolero, según Paravisini.

Aún si se estabiliza el mercado internacional en 2019, no estará exento de sufrir una nueva caída, si los precios llegan a 100 dólares o más. En ese caso entraría en juego, como ocurrió en 2014, el petróleo no convencional extraído de rocas de esquisto o de lutitas, que llevan a cabo empresas estadounidenses y cuyos costos de producción más elevados se vuelven competitivos cuando el barril de crudo se acerca o pasa los 100 dólares, advirtieron los expertos.
Por eso, observan los especialistas, serán fundamentales las acciones que se tomen el año próximo para prevenir tanto una sobreoferta como una ausencia de barriles que provoque un encarecimiento exacerbado de los precios.

Visto 101 veces