El país austral ha disparado sus inversiones en Colombia, a tal punto que éstas ya superan los 20.000 millones de dólares.

El país asiático quiere ampliar el portafolio de comercio con la tierra del café más suave del mundo en el que ve inmensas oportunidades y un beneficio de doble vía.