Los empresarios mexicanos aseguran que pase lo que pase con Estados Unidos, con muro o sin muro, las fábricas de su país no pararán porque tienen mercado y una capacidad instalada para surtir a quien lo pida.