El problema es simple y puro: no tienen dinero. Tienen un montón de deuda que va creciendo, y los acreedores eventualmente van a pedir lo suyo.

Publicado en Mundo económico